Revista Mía
5efb4d655bafe8d1c628e79a

Lo que debes saber sobre los suplementos alimenticios

Se promocionan como remedios para mejorar la salud: un extra de vitaminas o nutrientes que refuerzan la alimentación o cubren sus deficiencias. Pero, ante la tentación de probarlos, es necesario tener clara la realidad de sus efectos.

Autor: Carmen López
Están a mano en las farmacias o tiendas naturistas y prometen importantes beneficios para la salud. Algunas de sus publicidades se mantienen dentro de la línea de lo razonable, aunque, a veces, pueden llegar a ser realmente peligrosas. Recientemente, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lanzó un comunicado para alertar de que no existe ningún complemento alimenticio que proteja o cure el coronavirus.
Este es un caso extremo, evidentemente, pero no es el único. La automedicación nunca es recomendable. Puede que tomar un suplemento nutricional no parezca peligroso, pero puede llegar a serlo. O, si no, suponer una pérdida de un dinero que podría haberse invertido en llevar una dieta saludable. Sí que hay ocasiones en las que es necesario reforzar la alimentación con elementos externos, pero esas deben estar determinadas por un profesional.
Anabel Fernández, cofundadora y directora de nutrición y dietética de KOA Center, ha respondido a las preguntas necesarias para despejar cualquier tipo de duda con respecto a este tema.
“En nuestra cultura, estamos más habituados a curar que a prevenir, por lo que pensamos más en solucionar problemas con medicinas, pastillas o alimentos mágicos que con lo que realmente demuestra tener la mayor evidencia: un cambio de hábitos real y sostenido”, afirma.

Errores comunes

Hay dos enfoques frecuentes y erróneos a la hora de decidir tomar suplementos.
Refuerzo. Aunque la persona coma sano, piensa que cuánto más nutrientes tome es mejor, pero no es así. El cuerpo utiliza lo que necesita y desecha el resto, por lo que el suplemento no ayuda más. En algunos casos, este exceso puede ser hasta contraproducente.
Parche. Es el pensar que los problemas de una mala alimentación se solucionan con suplementos. En la salud influyen los alimentos que se consumen, no solo los nutrientes. Es decir, hay evidencia de que las frutas y verduras mejoran la salud y previenen enfermedades, pero no solo porque contienen vitamina C, sino por todo el conjunto del alimento. Por ejemplo, la verdura sacia y eso hace que no se coman otros productos que contienen sustancias poco saludables.
5efb4d655bafe8d1c628e799

Cuándo es recomendable tomar suplementos alimenticios

Solo ante ciertas patologías o situaciones fisiológicas que necesiten un plus de ciertos nutrientes que puede ser difícil o imposible cubrir con alimentos. Bien porque aumenten los requerimientos nutricionales o porque el cuerpo no es capaz de absorberlos o utilizarlos. Los debe prescribir un profesional.
Algunos ejemplos habituales son:
  • Personas vegetarianas o veganas que pueden tener falta de vitamina B12.
  • Embarazadas que necesitan refuerzo de ácido fólico.
  • Cuando se tiene anemia ferropénica y se necesita tomar hierro.
En ciertos casos pueden ser contraproducentes. Por ejemplo:
  • Algunos antioxidiantes. Tomados en exceso podrían ser prooxidantes. Es decir, que consiguen lo contrario a lo que se desea: oxidar todavía más el organismo.
  • Las vitaminas liposolubles, como la vitamina A, pueden generar problemas con su acumulación. Sobre todo, en mujeres gestantes o en la búsqueda de embarazo.
  • La espirulina. Podría esconder una carencia en vitamina B12 en vegetarianos, ya que la B12 que contiene no es útil en nuestro organismo, pero sí aparece en la analítica como si los niveles fueran correctos.
5efb4f405cafe8b54bf69da6

dieta equilibrada

En general, si no hay problemas de salud asociados, sí. La nutricionista y dietista especifica que “Se trata simplemente de comer sano. Es decir, basar tu dieta en frutas y verduras, así como en alimentos poco o no procesados, cereales integrales, legumbres, tubérculos, huevo, carne y pescado fresco (si los consumes)”.
tracking