Revista Mía

Haz la sobremesa sin sumar kilos

En España, es habitual alargar el tiempo en el que se permanece alrededor de la mesa después de comer, sobre todo, si no hay horarios. Esa costumbre puede traer consigo kilos de más u otros problemas relacionados. Afortunadamente, hay maneras de disfrutar de la sobremesa sin perjuicios.

Tomarse el café y el chupito en la misma mesa en la que se ha comido, charlando relajadamente y con algún dulce en el plato es una experiencia que ha vivido cualquiera que haya asistido a una celebración en España. Aunque tampoco hace falta que sea fiesta: en este país, hay costumbre de alargar el tiempo que se pasa en la mesa, aunque ya se haya terminado de comer.
El ritmo de la vida ha acortado las sobremesas entre semana, ya que los horarios laborales se imponen, pero, si no hay obligaciones, el tiempo se dilata. Y en días de confinamiento, en los que los ritmos están un poco dislocados, aún más. Pero, por muy placentero que sea ese rato, también es peligroso. Porque, en ese momento, se reproducen una serie de rituales gastronómicos que pueden llevar a engordar, además de provocar digestiones pesadas y otras molestias relacionadas.

Cuáles son esos malos hábitos

La dietista nutricionista Cristina Colina Valdor señala los siguientes:
  • Comer por compromiso, especialmente en celebraciones o en ambientes en los que no hay mucha confianza. Aunque la persona ya esté llena, come más de lo habitual por no ofender o llevar la contraria. Asimismo, también está el factor de la imitación de manera inconsciente. “Si vemos que una persona coge un trozo de pan, repite de algún alimento, dice que tal preparación está muy rica… sin darnos cuenta, imitaremos esa actitud”, explica la profesional. Lo que viene a ser comer postre por no hacer el feo o porque el de al lado lo está haciendo.
  • No pasa nada por un día. “Uno debe sacarse de la mente el ‘no pasa nada por un día’ o el ‘me lo merezco’ y comenzar a pensar ‘¿de verdad me gusta este alimento?’ o ‘¿de verdad me apetece?’”, afirma Colina, que también añade que la población, en general, “debe aprender a mejorar
    sus hábitos de vida y de alimentación. Comer saludable no significa prohibirse alimentos y no disfrutar  comiendo”. Si se sigue una dieta muy restrictiva, el día que los pasteles aparezcan en la sobremesa, el mecanismo mental de “por un día no pasa nada” se activará y la persona acabará comiendo más de lo que en realidad le apetece solo por satisfacer el ansia.
  • El exceso de ciertas bebidas. Los refrescos, el mosto, el vino, la cerveza, los chupitos digestivos o, incluso, la tónica son bebidas que tienen un gran contenido de azúcar. En la cuarentena, el consumo de este tipo de productos y el pensamiento de “me lo merezco” comentado en el punto anterior está aumentando de manera considerable y es importante no perder el control.
  • Muchos alimentos a mano. Tener las comidas repartidas en diferentes platos hace que se pierda el control de lo que se come. Ocurre con los entremeses o con los postres, por ejemplo. No se es consciente del mismo modo de la cantidad de tarta que se tiene en el plato que del número de pastelillos que se han cogido de una bandeja.
5f0f345d5cafe8a9ae01d0df

sobremesa que debes hacer

  • Echarse la siesta nada más comer, ya que ralentiza la digestión y la hace más pesada.
  • Tomar digestivos como chupitos o tónica (aunque no lo parezca, contienen gran cantidad de azúcar). Escoge siempre una infusión o agua con gas.
  • Dejar los platos en la mesa, con las tentaciones a la vista.
  • Perder el control y arrasar con todo lo que haya, aunque ya no se tenga más hambre.
  • Planificar lo que se va a beber y a comer. Si es posible, buscar la opción de la fruta y la verdura.
  • Aprender a decir ‘no’, y no comer por compromiso.
  • Comer despacio. La sensación de saciedad tarda de 20 a 30 minutos en manifestarse, así que, si se ingiere muy rápido, al llegar al postre aún se tendrá sensación de hambre.
  • Evitar el picoteo. Ver en el propio plato lo que se va a tomar para evaluar la cantidad y llevar la cuenta de lo que se come.
  • Masticar correctamente para evitar digestiones pesadas y sensación de somnoliencia que te dirige directamente al sofá, la televisión y la siesta inmediata.
tracking