Revista Mía

Las mejores dietas para el corazón

Estos planes de alimentación ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, bajando el colesterol y la presión arterial. ¡Toma nota!

Las enfermedades cardiovasculares -las que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos- son la principal causa de defunción en todo el mundo. De ahí que cada vez la población sea más consciente de la importancia de intentar prevenirlas. ¿Cómo lograrlo? Además del ejercicio físico y de unos buenos hábitos, la alimentación juega un papel fundamental en la salud del corazón. Algunos alimentos y dietas tienen refuerzan el sistema circulatorio y mejoran el estado general de los vasos sanguíneos y el corazón, contribuyendo a que estén en óptimas condiciones.
¿Quieres saber cuáles son las dietas más sanas para el corazón? ¡Sigue leyendo!
Dieta DASH: La dieta DASH corresponde a las siglas en inglés de Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión (Dietary Approaches to Stop Hypertension). Por ello, es considerada la más saludable para la salud del corazón. Es baja en sal y alta en frutas, vegetales, granos integrales, lácteos bajos en grasas y proteínas magras. Iniciar una dieta DASH no significa hacer cambios drásticos de la noche a la mañana. En su lugar, comienza por hacer pequeños cambios como agregar una porción de verdura a cada comida, usar hierbas y especias para hacer la comida más sabrosa sin sal y cambiar la harina y el pan blancos por productos integrales.
Dieta mediterránea: En general, las personas de los países mediterráneos viven más tiempo y sufren menos que la mayoría de los estadounidenses de cáncer y enfermedades cardiovasculares. El secreto no tan sorprendente es un estilo de vida activo, control de peso y una dieta mediterránea baja en carnes rojas, azúcar y grasas saturadas y alta en frutas y verduras, nueces y otros alimentos saludables como el aceite de oliva. La dieta mediterránea puede ofrecer muchos beneficios para la salud, que incluyen pérdida de peso, salud del corazón y el cerebro, prevención del cáncer y prevención y control de la diabetes.
iStock

dieta mediterráneaiStock

Dieta Ornish: La dieta Ornish, -creada en el año 1977 por el renombrado doctor Dean Ornish es una dieta prácticamente ovolactovegetariana. Apuesta por el consumo de vegetales, frutas y alimentos no procesados, siendo todos ellos bajos en grasas, carbohidratos refinados y proteínas animal. Este régimen se centra también en la práctica de ejercicio, el control del estrés y la mejora de las relaciones personales.
Dieta flexitariana: Con este nombre se conoce a una dieta vegetariana flexible. En ella se da prioridad a los vegetales prácticamente todos los días, pero no se excluyen los huevos o los lácteos, que se pueden consumir de vez en cuando. Por su parte, la carne no se prohíbe, pero se deja para un consumo muy muy espóradico.
Dieta TLC: Bajo el nombre de Therapeutic Lifestyle Changes (que puede traducirse como “Cambios terapéuticos de estilo de vida”), la dieta TLC fue creada hace años por especialistas para rebajar el colesterol, prevenir los accidentes cerebrovasculares y reducir la presión arterial. Apuesta por una reducción de la ingesta de alimentos con alto contenido de colesterol, sodio y grasas saturadas y grasas trans, y un aumento de la ingestión de fibra soluble.
tracking