Revista Mía

Helicobacter Pylori: todo lo que deberías saber sobre esta bacteria

Más de la mitad de la población tiene esta bacteria en su estómago. ¡Esto es todo lo que deberías saber sobre ella!

Autor: Mia
Seguramente hayas oído hablar de ella en más de una ocasión, e incluso es probable que, como dos de cada tres personas en todo el mundo, la tengas. Hablamos de una de las bacterias más antiguas que se conocen, que ha coexistido con el ser humano desde hace miles de años: el Helicobacter Pylori.
Descubierta en 1983, se trata de una bacteria que se aloja en la capa mucosa que recubre el interior del estómago, la que se encarga de proteger tanto al mismo como al duodeno. Pese a habitar en un medio ácido, esta bacteria puede sobrevivir en ese lugar durante toda la vida de la persona. Lo más curioso de todo es que esta bacteria no provoca enfermedades en la mayoría de personas que la tienen, aunque está estrechamente ligada a las úlceras de estómago y del intestino delgado en otras. Algunos estudios sugieren que tenerla también podría aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer de estómago o de páncreas. ¿Tienes curiosidad por saber más cosas sobre esta bacteria? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo se contagia?

Se cree que esta bacteria se puede contagiar de una persona contaminada a una sana a través de la boca o bien por el contacto con vómitos, heces o alimentos en mal estado o contaminados. Aunque la infección puede ocurrir en cualquier momento, sí se tienen indicios de que la mayoría de infecciones de helicobacter se producen en la infancia y perduran toda la vida.
Detectar esta bacteria es bastante sencillo: se puede encontrar su presencia con una prueba del aliento con urea, con un análisis de anticuerpos en la sangre, con una detección de antígenos en las heces o en el caso más complicado, con una biopsia realizada con una endoscopia.
iStock

prueba helicobacter pyloriiStock

En las personas que desarrollan síntomas, el Helicobacter Pylori se puede manifestar a través de dolor e inflamación abdominal, gases, gastritis, cambios en las heces, náuseas, vómitos, dolor con el estómago vacío, debilidad, anemia, perdida de peso y hambre, eructos o regurgitación.
Antes de decidir eliminar el Helicobacter es recomendable realizar un estudio clínico de cada paciente para determinar si el tratamiento merece la pena o no, sobre todo si no se desarrollan síntomas. El Helicobacter Pylori se suele eliminar con la toma de tres medicamentos durante al menos dos semanas: un inhibidor de la bomba de protones (como el omeprazol) más dos otros dos antibióticos combinados. El tratamiento, por tanto, puede afectar la microbiota intestinal.

Etiquetas:

tracking