Revista Mía

Los factores que influyen en la pérdida de peso, más allá de lo que comes

Tus genes, tu edad o tus hábitos de vida también influyen mucho en cómo adelgazas. Estos son los factores que influyen en la pérdida de peso.

Todo el mundo quiere perder peso rápido. Pero la cuestión es que el peso no sube de la noche a la mañana, y tampoco se va a ir de esa manera… Como pauta general, la mayoría de los expertos dicen que son factibles unas pérdidas de 200 gramos a 1 kilo a la semana: todo lo que sea más de eso, puede ser considerado poco recomendable, ya que implicará una pérdida de masa muscular en lugar de grasa.
También tienes que tener en cuenta que la pérdida de peso no sólo está ligada directamente a la alimentación… otros factores, más allá de lo que comes, influyen de igual manera en la cantidad de peso que se pierde a la semana. ¿Quieres descubrirlos? ¡Sigue leyendo!
Tu peso actual: La masa corporal actual que tengas (tu peso) es el determinante número uno de tu tasa metabólica, o cuántas calorías quemas por día: cuanto más grande eres, mayor es tu metabolismo. Para perder peso, necesitas consumir menos calorías por día de las que quemas.
Tu historial de pérdida de peso: ¿Has perdido peso en el pasado? Estás en desventaja. Cuando pierdes peso, tu tasa metabólica desciende más de lo debido, por lo que cada vez es más complicado adelgazar.
Tu estilo de vida: Si ya llevas un estilo de vida bastante saludable, es probable que bajes de peso muy lentamente. Sin embargo, si comienzas desde cero, tienes mucho espacio para mejorar tus hábitos de nutrición, niveles de actividad y probablemente otros factores de estilo de vida, como el sueño y el estrés, que afectan al éxito en la pérdida de peso.
Pexels

dietaPexels

Tus hormonas: Las hormonas son mensajeros químicos que instruyen a las células sobre lo que deben y no deben hacer, y eso incluye perder peso. En las mujeres específicamente, los factores hormonales que pueden afectar a la pérdida de peso son abundantes. El síndrome de ovario poliquístico o la menopausia son algunos ejemplos de estados generados por hormonas que pueden hacer más difíciles la pérdida de peso.
Tu actividad física: El ejercicio aeróbico quema calorías y hace que el corazón sea más saludable, pero también necesita desarrollar algo de músculo, o simplemente trabajar para mantener el músculo que se tiene cuando se pierde peso. Para desarrollar músculo metabólicamente activo, integra un entrenamiento de fuerza (como abdominales, pesas, sentadillas…) al menos dos veces por semana en tu rutina de ejercicios.
Tu genética: Aunque no lo creas, es el factor más importante que marca la diferencia en cómo diferentes personas pierden peso. Se estima que más de 200 genes afectan all almacenamiento de grasa y el mantenimiento del peso corporal.
Tu edad: A medida que las personas envejecen, perder peso se vuelve cada vez más difícil, y cuando las personas lo pierden, se hace de forma más lenta. Si bien los cambios hormonales ciertamente juegan un papel fundamental en este proceso, otro gran culpable es la sarcopenia, o la pérdida de masa muscular que ocurre durante el proceso de envejecimiento. Sin embargo, este declive natural no tiene por qué ser parte del proceso de envejecimiento, y puede compensarse con ejercicio y entrenamiento de fuerza adecuados y progresivos, así como con una dieta rica en proteínas.
tracking