Revista Mía
60d4abf95bafe85720c1d82f

Alimentos que bajan la temperatura corporal y combaten el calor

¿Tienes mucho calor en los días de verano? Estos alimentos te ayudarán a refrescarte y sobrellevar mejor las altas temperaturas.

Autor: Cristina Cañedo
¿Llevas mal calor y las altas temperaturas? ¿Sudas mucho y te entran sofocos en verano? El calor puede hacer que nuestros cuerpos se deshidraten con más facilidad (lo que provoca que cambie nuestro humor, que nos duela la cabeza o que nos mareemos) y que nuestra temperatura corporal aumente. ¿Cómo combatir la subida de los termómetros, entonces? El primer paso es beber agua con frecuencia -este líquido esencial se encarga de regular la temperatura del cuerpo-, aunque también puedes echar mano de la comida. Hay algunos alimentos que nos pueden ayudar a refrigerarnos y a tener menos calor… como los picantes. ¿Sorprendida? Estos son los mejores alimentos que puedes tomar en días calurosos del verano:
Sandía: Su alto contenido en agua (más del 80%) y su capacidad refrescante hacen de ella una fruta indispensable en días de verano. Rica en vitamina A, B, C, potasio y fibra, la sandía contiene mucho licopeno, el pigmento que proporciona su color rojo, y que es un potente antioxidante eficaz para luchar contra los radicales libres.
Melón: Junto con la sandía, es la otra fruta estrella del verano. Muy rico en agua y con sabor dulce, te ayudará a estar bien hidratado en verano y a refrescar el cuerpo, además de aportarte una buena cantidad de vitaminas A y C. El melón también es rico en fibra, lo que favorecerá nuestra salud intestinal.
Guindillas: Sí sí, como lo lees… Los alimentos picantes como la guindilla contienen capsaicina, una sustancia que nos hace sudar. Y a través de la sudoración conseguimos regular la temperatura corporal y enfriar el cuerpo a través de la evaporación del agua….
Tomate: Muy rico en agua, en fibra y en compuestos antioxidantes como el licopeno. Puedes tomarlo en forma de gazpacho o salmorejo fríos para potenciar su poder refrescante e hidratante.
Agua de coco: Más allá del agua natural, el agua de coco es interesante por su alto contenido en potasio, calcio, sodio, magnesio y fósforo, que ayudan a mantener nuestro cuerpo equilibrado de electrolitos. Además, es rica en vitaminas B, C y oligoelementos como el zinc, selenio, yodo y azufre.
Espinacas: Poseen un 92% de agua y tienen un bajo contenido en calorías, por lo que son ideales para refrescar platos y ensaladas en verano. Contienen muchos minerales (como el hierro) y vitaminas interesantes para el organismo.
Moras y frambuesas: Todos los frutos rojos son muy ricos en antocianinas, unos pigmentos solubles que les dan sus característicos tonos morados. Las moras, las frambuesas o los arándanos disminuyen la tensión arterial, son antiinflamatorios y facilitan la vasodilatación, algo que ayuda al cuerpo a bajar su temperatura a través de la circulación.
En verano es importante evitar comer alimentos con demasiadas calorías, ya que son los que aumentan la temperatura corporal. Conviene no abusar de las grasas (por lo que las carnes rojas, los rebozados y los fritos deberían evitarse todo lo posible) ni de la bollería industrial, por el alto contenido en grasas y azúcares y su alto valor calórico.
tracking