Revista Mía
60ddaefa5bafe8b502c6c599

Cómo comer barato y sano

Basta con tener en cuenta algunos factores para disfrutar de la comida saludable al mejor precio

Autor: Laura Lezama
Muchas veces pensamos que comer sano y barato no es posible, o sumamente difícil. Sin embargo, las verduras y frutas pueden ser alimentos realmente baratos de encontrar en cualquier supermercado, basta con tener en cuenta algunos factores para disfrutar de la comida sana al mejor precio. Nutrir a tu cuerpo correctamente es esencial para sobrevivir y tener una óptima calidad de vida. Comer bien no es un lujo y está al alcance de tu mano: tu salud y tu bolsillo te lo agradecerán. Te enseñamos algunos trucos para que puedas comer saludable por poco dinero.

Consume alimentos de temporada

Las frutas y verduras de temporada son mucho más baratas. Si compras frutas del tiempo, podrás disfrutar de muchos más beneficios y nutrientes. Este abaratamiento se produce porque la fruta de temporada no suele tener tantos gastos de transporte. Los costes de producción de la fruta de temporada son también mucho menores, ya que no suele requerir de invernaderos o cuidados intensivos para su crecimiento. Comiendo fruta de temporada evitas ingerir fruta tratada en exceso con químicos y pesticidas y fomentas el crecimiento de la economía local.
Hay una gran cantidad de alimentos que puedes comprar al por mayor: las legumbres o frutos secos son algunos de ellos. Comprar al por mayor evitará muchos gastos de intermediarios y te hará tener más por menos. Es importante que cuando compres al por mayor evites adquirir alimentos perecederos como frutas, verduras o lácteos. 
En muchas ocasiones compramos marcas sin darnos cuenta. Mirar cuidadosamente las pegatinas y etiquetas del supermercado puede ahorrarnos unos euros. Normalmente, los productos genéricos tienen una calidad muy similar a las marcas. En el caso de las frutas y las verduras, los valores nutricionales suelen ser exactamente los mismos en alimentos genéricos que en los de marca. De hecho, en muchas ocasiones las frutas y verduras de ciertas marcas están mucho más procesadas que las genéricas para mejorar su imagen. Aportar por lo genérico te ayudará a mantenerte sano invirtiendo menos dinero.
Las proteínas vegetales son tan beneficiosas como las provenientes de los animales, y además sus precios son mucho más bajos. Elegir tofu, seitán o lentejas en lugar de carnes de ternera, cerdo o pollo abaratará bastante nuestro ticket de la compra. Además, las proteínas vegetales pueden incorporarse a nuestra dieta de forma bastante sencilla: pueden agregarse con facilidad a guisos, sopas, ensaladas...
Elaborar un calendario con tus menús semanales puede ahorrarte mucho dinero. Tener un plan de comidas te ayudará a comer más sano ya que no te dejará opción a improvisar con alguna comida rápida los días que tengas menos tiempo. Además, organizar tus menús te ayudará a saber qué cantidad de alimentos necesitas y evitará que compres demasiada comida.
Tanto las grandes superficies como las tiendas más pequeñas suelen tener productos en oferta. En muchos supermercados, puedes solicitar gratuitamente una tarjeta de la marca que abaratará el coste final de tu compra. Es aconsejable aprovechar las promociones de productos no perecederos para comprarlos en mayor cantidad y ahorrar algunos euros más adelante.
tracking