Revista Mía
60e2d6fd5cafe822cf329fad

Beneficios del higo: por qué deberías comerlo

Te enseñamos todos los beneficios del higo para la salud.

Autor: Laura Lezama
El higo es una de las frutas más demandadas en los meses de calor, y más aún en nuestro país: España es uno de los mayores productores de higos de la rivera mediterránea. Este fruto se caracteriza por su sabor dulce y la suavidad de su textura. Se cree que el higo es una de las frutas más antiguas por su presencia en manuscritos que datan de miles de años: aparece en libros religiosos y testimonios de filósofos. De hecho, se dice que era el fruto favorito de Platón, y no nos extraña, ya que su alta concentración de vitaminas ayuda a nuestro cerebro a realizar todas sus funciones. Pero este no es ni mucho menos el único beneficio que nos ofrece la fruta de los filósofos: te enseñamos algunas de las ventajas de incluir higo en tu dieta.

Bajo en calorías

El higo puede ser una estupenda solución para tus antojos de dulce si quieres perder peso: por cada 100 gramos de higo obtenemos menos de 75 calorías. Además, los higos tienen un bajo contenido en grasas: apenas medio gramo por cada 100 gramos. Debemos tener en cuenta que el aporte calórico de los higos varía bastante en función del estado en el que los consumamos, ya que el higo seco tiene casi 250 calorías por cada 100 gramos de producto. Por eso, si buscamos reducir la cantidad de calorías que consumimos, es mejor optar por la versión fresca de esta fruta.
No te dejes engañar por lo dulce de esa fruta: el higo contiene un alto contenido en fibra soluble. Este tipo de fibra se diluye en nuestro organismo, quedando en una textura gelatinosa que mejora nuestras digestiones y nuestra salud intestinal. De esta forma, el higo contribuye a la correcta absorción de los azúcares y grasas, reduciendo los niveles de triglicéridos y colesterol de nuestro torrente sanguíneo. Si tienes diabetes, el higo es una estupenda solución para tomar dulce y ayudar a tu salud.
Su intenso sabor, su forma y sus propiedades vitamínicas convierten al higo en una de las frutas afrodisiacas por excelencia. Además de aumentar la calidad de nuestras relaciones sexuales, aumentando la libido y el deseo, se recomienda consumir higo para paliar problemas como la disfunción eréctil o los problemas de fertilidad. Según la cultura popular, para que el higo sea más efectivo en el tratamiento de estas carencias, conviene sumergirlo en leche toda la noche y tomarlo a la mañana siguiente.
Si haces deporte, los higos son un imprescindible en tus menús. Por cada 100 gramos de higos, obtenemos 13 gramos de hidratos de carbono saludables que se transformarán en energía para que podamos sacar el máximo potencial a nuestro entrenamiento. Su sabor y su alta dosis de energía convierten al higo en una buena opción para reponernos del ejercicio físico y recargar nuestras fuerzas.
Si sufres algún problema de corazón o tensión, el higo puede ayudarte a mantenerlo a raya. El higo tiene una gran cantidad de potasio: aproximadamente 40 miligramos por cada 100 gramos de higo. Este mineral ayuda a la correcta comunicación entre los nervios y los músculos y favorece evitar la retención de líquidos. Incorporar higo a nuestra dieta reduce el riesgo de sufrir un infarto y disminuye considerablemente la presión arterial. El potasio es uno de los compuestos opuestos a la sal, una de las mayores responsables del aumento de la tensión, por lo que incluir el higo en tu dieta puede ayudar a equilibrar la presencia de este alimento en tu cuerpo y a mejorar tu salud.
tracking