Revista Mía
60e440be5cafe8d3d59b8b9d

Por qué deberías tomar cáscara de café

Descubre los sorprendentes beneficios de la cáscara de café

Autor: Laura Lezama
El café es uno de los alimentos más consumidos: es el segundo producto más comercializado de todo el mundo. Se estima que en nuestro planeta se toman aproximadamente 1.800 tazas de café al día. Nuestro acelerado ritmo de vida y los problemas relacionados con el descanso hacen de esta bebida un imprescindible en el día a día de muchos. Del café en sí se ha escrito mucho, tanto a favor como en contra, pero quizá no habías escuchado hablar de los beneficios de su cáscara. Hoy te descubrimos algunas de las propiedades de la cáscara de café que harán que quieras incluirla en tu rutina.
Llamamos cáscara o cascarilla a la parte dura que recubre el grano de café y que tradicionalmente se desechaba para la aprovechar únicamente el interior. Pero cada vez es más común tomar cáscara de café, bien infusionada como si fuera un té o bien moliéndola y preparándola al estilo del café tradicional.
Una reciente colaboración entre laboratorios estadounidenses y españoles ha sacado a la luz que el consumo frecuente de cáscara de café es capaz de ayudar a regular los niveles de insulina: aunque antes se decía que el café aumentaba la sensibilidad a la insulina y por tanto los niveles de glucosa en sangre, ahora sabemos que la cascarilla hace que nuestras células reciban la glucosa de manera más efectiva, reduciendo el azúcar de nuestro cuerpo y manteniéndonos más saludables.

Poder antiinflamatorio

El poder antiinflamatorio es el prinipal súper poder que se ha descubierto con la cáscara del café. Esto se debe a la mezcla de cafeína, cafestol y trigonelina. En un estudio realizado en casi 2.000 adultos, se demostró que los que consumían café a diario poseían una mayor cantidad de activos antiinflamatorios en su cuerpo; propiedad que aumenta aún más cuando consumimos la película de la cáscara del café, que habitualmente quedaba desechada en los procesos de filtración de este alimento.
Esta reducción de la inflamación está asociada científicamente con una reducción de la obesidad, ya que a menor inflamación, mayor absorción de la insulina por parte de nuestras células. Numerosos estudios han demostrado que los granos de café pueden ayudarnos a adelgazar, ya que esta bebida estimula el crecimiento de la denominada grasa marrón, un tipo de tejido adiposo que ayuda a regular nuestra temperatura corporal y que por tanto quema gran cantidad de calorías. Además, la cafeína presente en estos productos mantiene nuestro organismo más activo, lo que también nos ayuda a perder peso.
La obesidad no es la única enfermedad que puede ayudarnos a combatir la cascarilla del café. La significativa reducción de la inflamación que provoca este producto es un seguro contra gran cantidad de enfermedades crónicas. Cuando algún órgano o tejido de nuestro cuerpo se inflama debido a una lesión o infección, puede no volver a su estado natural y hacerse crónico en el tiempo, dando lugar a diversas enfermedades: tomar cáscara de café puede ayudarnos a prevenirlas.
Por si fuera poco, la salud no es la única beneficiada con el consumo de la cáscara del café. Aumentar el consumo mundial de este producto puede traer excelentes consecuencias para el medio ambiente: normalmente, la cáscara se separa del café y se tira al campo. Más de un millón de toneladas de cáscara se tiran al campo cada año, lo cual resulta contaminante para el medio ambiente.
tracking