Revista Mía
60e56d605cafe8f8dada4b4a

Los errores más frecuentes que te impiden conseguir un vientre plano

Hay errores que parecen pequeños, pero se acaban convirtiendo en un gran obstáculo a la hora de conseguir nuestro objetivo. Te contamos cuáles son.

Autor: Inés de la Fuente
Tener un vientre plano es el deseo de muchas mujeres. Si estás decidida a conseguirlo, tienes que saber que no es una tarea fácil, pero con sacrificio y constancia verás resultados. En este sentido, muchas veces hacemos cosas que creemos que son buenas, pero lo cierto es que no lo son tanto y se acaban convirtiendo en un obstáculo.
Aunque creas que sí, matándote a cardio no vas a conseguir un abdomen plano, pero haciendo 50 abdominales al día tampoco. Si crees que lo estás haciendo todo bien pero no ves los resultados, quizá estés cometiendo algunos pequeños fallitos sin querer. Te contamos cuáles son para que le pongas remedio y ahora sí, consigas tu deseado 'six pack'.

Haces mucho cardio de baja intensidad

Si bien es cierto que hacer cardio es importante para bajar de peso, tampoco es necesario que caminemos 40 km al día. De hecho, a la hora de conseguir una tripa plana no nos ayuda tanto como creemos. Lo que sí es recomendable según los expertos es la práctica de HIIT (entrenamiento por intervalos de alta intensidad). Diversos han demostrado la efectividad de este tipo de entrenamiento a la hora de perder grasa. Son más cortos, sí, pero también más efectivos ya que aumentan el ritmo cardiaco y activan el metabolismo. ¿El resultado? Quemas más calorías en menos tiempo.
Claro que hacer abdominales es necesario, pero no hace falta pasarse. Además, con frecuencia se realizan mal, provocando desequilibrios musculares y dolores de espalda antes de ver los resultados. Si queremos activar la quema de grasas, es importante involucrar varios grupos musculares (y si estos son grandes, mucho mejor). Por ejemplo, haciendo sentadillas, ejercicios de espalda o lunges. Y recuerda: los músculos también necesitan descansar (espera al menos 48 horas antes de volver a entrenar ese grupo muscular).
El ejercicio es clave para conseguir un abdomen plano, pero la alimentación también juega un papel destacado. Aunque todos podemos darnos un capricho de vez en cuando y comer algo menos sano, recuerda que los ultraprocesados, los fritos y los refrescos son algunos de los alimentos que te hacen acumular grasa en el abdomen. Consúmelos de manera puntual.
La constancia a la hora de hacer deporte está genial y de hecho, es una de las claves para conseguir resultados. Lo que no es tan recomendable es seguir siempre la misma rutina de ejercicios. El cuerpo se acostumbra muy fácilmente a los ejercicios y si no los vas variando es muy probable que te estanques en tus progresos. Cambia el tipo de entrenamiento y las intensidades de vez en cuando y ya verás cómo logras tu deseado 'six pack'.
Parece una tontería, pero la calidad del sueño influye mucho a la hora de conseguir resultados. Durante el descanso, se liberan hormonas encargadas de controlar el apetito y el gasto energético. De este modo, logramos el equilibrio entre la grelina (la hormona responsable de la sensación de tener el estómago vacío) y la leptina (hormona que suprime el apetito). Cuando no descansamos lo suficiente, aumenta la concentración de grelina, mientras que disminuye la leptina. La consecuencia de todo esto es que a la mañana siguiente nos levantaremos con ganas de consumir alimentos azucarados.
tracking