Revista Mía
60e81a535cafe806e8040cf6

Alimentos que nunca deberías guardar en el frigorífico

Descubre las frutas y verduras que no se conservan bien en la nevera

Autor: Laura Lezama
La nevera es el lugar por excelencia para guardar nuestra comida. Sin embargo, podríamos decir que este elemento va un poco contra natura: cada fruta tiene su temporada y lo ideal sería comprarlas frescas y consumirlas lo antes posible. Sin embargo, la rutina y ritmo de vida que llevamos en la actualidad no nos dejan tiempo para preparar menús que incluyan todos los alimentos frescos que compramos para utilizarlos antes de que se estropeen.
La nevera nos ayuda a disfrutar de ensaladas fresquísimas y alimentos en su punto. Sin embargo, no favorece igual a toda la comida. Existe una gran cantidad de alimentos frescos a los que el frigorífico hace más mal que bien, ya sea porque le resta sabor o incluso porque puede hacer el efecto contrario al deseado y contribuir a su putrefacción. Por ello, es conveniente dejar ciertos alimentos en la despensa o el frutero. Te enseñamos las frutas y verduras que no deberías meter en el frigorífico para que te duren más tiempo.

Tomate

60e828205bafe88c74fcf6f9

Tomate

Los tomates necesitan luz y frescura para conservarse apropiadamente. Es preferible dejarlos en la encimera, en algún lugar donde les llegue algo de luz. Además, este alimento está compuesto mayoritariamente de agua, con lo que dejarlo demasiado tiempo en el frigorífico puede enfriarlo demasiado haciendo que pierda parte de su sabor y propiedades. Para preservar este alimento con su máximo sabor y una textura óptima, es mejor prescindir de la nevera.
60e829b05bafe87874fcf706

Patatas

Para conservarse el mayor tiempo posible en buen estado, las patatas necesitan lugares oscuros, frescos y secos. La nevera cumple con la oscuridad y la frescura, sin embargo la humedad producida por el frigorífico hará que a las patatas les salgan brotes con mayor facilidad y que se pudran más fácilmente. Por eso, para conservar tus patatas mejor optar por un lugar oscuro de la nevera o bien algún cajón de la cocina.
60e82b0c5bafe87874fcf70b

Melón

Seguro que alguna vez has tomado un bocado de melón recién sacado de la nevera en verano. En la época estival es más fácil que nos apetezca disfrutar de esta fruta y que esté lo más fría posible. Pero meter el melón en el frigorífico hará que el interior se endurezca un poco más y restará suavidad al sabor de la pulpa. Si puedes conservar el melón en un lugar fresco y seco, como la despensa...¡mucho mejor!
Con el ajo y la cebolla sucede algo similar a con las patatas: mucho mejor si eliminamos la humedad de su lugar de conservación y optamos por un lugar más seco. Además, recuerda que nunca debes almacenar estos alimentos en bolsas de plástico, ya que necesitan transpirar para conservarse lo mejor posible.
60e82e115bafe8477dfcf6d8

Frutos duros

Quizá en verano hayas sentido la tentación de meter en el frigorífico algunos frutos secos para disfrutarlos aún más. Sin embargo, esto no es para nada apropiado: los frutos secos, especialmente los de textura más dura como las nueces o bellotas, nunca deberían guardarse en la nevera, ya que es perjudicial para su textura y sabor. Con la calabaza sucede algo similar: dejarla demasiado tiempo en el frigorífico aumentará su dureza y, además, ocupará muchísimo espacio en tus baldas.
Las frutas con hueso, como las cerezas, la ciruela o el melocotón, se conservarán mejor si optas por un lugar fresco y seco en lugar de la nevera. Con este tipo de frutas sucede algo parecido a lo que pasa cuando almacenamos el melón: la pulpa pierde suavidad y la piel tiende a endurecerse. En el caso de las cerezas y las ciruelas, un exceso de humedad puede hacer que su piel se arrugue antes de lo que debería. Para evitarlo, opta por dejarlas en un recipiente (mejor si es de cerámica) en la encimera o la despensa.
tracking