Revista Mía
60efe8575bafe84bc7e57be0

Los peligros de los edulcorantes: no es dulce todo lo que reluce...

Un estudio científico demuestra que este sustitutivo del azúcar puede afectar negativamente a las bacterias del intestino.

Autor: Maite Torrente
¿Azúcar o sacarina? Esta es la pregunta más formulada a los clientes en bares y restaurantes, señal de que su consumo por parte de la población está muy extendido. Especialmente en aquellas personas que quieren perder peso, aunque también es muy habitual eso de pedirse una tarta de postre y luego echarle ese sustituto del azúcar al café como si fuera un producto milagroso que absorbiera las calorías anteriores... Paradojas aparte, lo cierto es que muchos desconocen los peligros de los edulcorantes y avisamos que tienen su lado agridulce.
iStock

edulcorantes peligrosiStock

Un reciente estudio de la Universidad Anglia Ruskin publicado en el International Journal of Molecular Sciences muestra los efectos patógenos de los edulcorantes artificiales más utilizados (sacarina, sucralosa y aspartamo) en dos tipos de bacterias intestinales. En concreto lo que han descubierto es que estas bacterias pueden adherirse, invadir y matar las células que recubren la pared del intestino. Algunas incluso son capaces de atravesarla y entrar en el torrente sanguíneo congregándose en los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo, y podrían terminar provocando infecciones.
No se trata de demonizar este tipo de productos, pero según afirma el doctor Havovi Chichger, uno de los autores de esta investigación: "Sabemos que el consumo excesivo de azúcar es un factor importante en el desarrollo de afecciones como la obesidad y la diabetes, pero también es importante conocer más acerca de los edulcorantes para comprender mejor el impacto en nuestra salud".
Los edulcorantes pueden ser artificiales o naturales y un estudio de la OCU los agrupa en tres categorías principales analizando sus ventajas y sus inconvenientes:
- La sacarosa, fructosa, lactosa, maltodextrina (lo que se usa normalmente en la elaboración de las bebidas deportivas), y también la miel o melazas, jarabes de maíz, Agave o arce, entre otros. Su inconveniente es que son demasiado calóricos y pueden provocar caries.
- Polialcoholes, entre los que se encuentran compuestos conocidos como el sorbitol. Tienen menos calorías que el azúcar normal, pero pueden provocar incremento de gases por fermentación bacteriana en el intestino, e incluso diarreas y dolores abdominales. En dosis elevadas tiene efecto laxante.
- Intensivos, como el aspartamo, los ciclamatos, la sacarina o la estevia. La principal ventaja es que endulzan entre 50 y 2.500 veces más que el azúcar normal y casi no aportan calorías ya que se utilizan en cantidades muy pequeñas. El problema es el sabor, ligeramente amargo o metálico.
Analizados los peligros de los edulcorantes, los expertos recomiendan usarlos siempre con moderación. Ten en cuenta que la cantidad máxima diaria recomendada depende de la sustancia que elijas, no todas son iguales. También hay que hablar de los beneficios de los endulzantes sustitutos del azúcar, que los hay.
- Te ayudan a perder peso de manera moderada, ya que han de venir acompañados de una dieta equilibrada y vigilada por un experto nutricionista.
- No provocan caries, lo que mejora la salud bucodental. Los edulcorantes bajos en y sin calorías pueden disminuir el nivel de desmineralización de los dientes.
- Para personas diabéticas son aptos edulcorantes como el aspartamo, presentes en las bebidas light. La sucralosa y los pertenecientes al grupo de los polialcoholes tampoco afectan a la glucemia.
tracking