Revista Mía
60efeab85cafe8ef0b7eceb0

¿Tienen las ensaladas de bolsa los mismos nutrientes que una ensalada normal?

Las ensaladas de paquete son una buena opción si no tenemos tiempo para cocinar o comemos fuera. Hoy comparamos las propiedades de una ensalada normal con las de una de paquete.

Autor: Laura Lezama
Las ensaladas de paquete pueden parecerte una excelente opción si quieres comer algo rápido y sano. Normalmente cuando elegimos esta opción para comer lo hacemos por su alto contenido en nutrientes y su baja cantidad de calorías. Quizá te sorprenda saber que pese a que pueda parecer lo contrario, una ensalada de bolsa puede tener incluso más propiedades beneficiosas que una ensalada preparada por nosotros. Te enseñamos por qué.
Las ensaladas de bolsa son una excelente alternativa a otros tipos de comida rápida menos saludables. Su precio no suele ser demasiado elevado y además hay una variedad muy extensa de ensaladas de paquete: desde la clásica ensalada mixta a la ensalada de pasta o la griega. Todo depende del supermercado al que acudamos y de la marca que decidamos escoger. El proceso de preparación de este tipo de ensaladas no es demasiado diferente al de las ensaladas que preparamos en casa: los alimentos
Según la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del gobierno, las ensaladas preparadas se clasifican como productos de cuarta gama. Este tipo de productos son aquellas frutas y hortalizas que han sufrido alguna han sido peladas, cortadas o troceadas antes de envasarse para su consumo. El hecho de que vengan envasadas pueden hacernos pensar que son menos saludables: bien porque creamos que tienen más conservantes, bien porque pensemos que es más fácil que se pudran al estar ya lavadas, cortadas y envasadas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: la inmensa mayoría de las veces estos productos no llevan más conservantes que los que se le añaden a una lechuga normal. Lo único que se incluye en estas bolsas de ensalada son gases como oxígeno y dióxido de carbono para que las verduras puedan transpirar correctamente y así mantenerse más tiempo. Además, su proceso de preparación e higienización es incluso más estricto que el de los vegetales por separado.
Pese a que algunos estudios afirman que algunas verduras que vienen en las ensaladas preparadas, como las espinacas, pueden perder sus propiedades al ser lavadas y envasadas, la mayoría de los vegetales mantienen su contenido en fibra, vitaminas y minerales intactos; al igual que sucede con las bolsas de lechuga troceada que podemos adquirir en el supermercado.
Pese a todo esto, también hemos de tener en cuenta que introducir las verduras en bolsa hace que duren frescas bastante menos que si estuviesen fuera, porque con el paso de los días pueden perder su frescura. Por eso, es muy importante intentar no romper su cadena de frío y mantenerlos siempre en el frigorífico para conservarlos el mayor tiempo posible. Este tipo de ensaladas suele durar como máximo una semana en la nevera, asegurándote de que la temperatura de esta esté bien regulada. Una vez pasado este plazo, es normal que las verduras se pongan mustias y pierdan su calidad nutricional.
Si ya han pasado estos días, lo ideal es que examines tu ensalada para comprobar el estado de las verduras, o incluso que optes por no comértela. De todas formas, si has decidido adquirir una ensalada preparada para solucionar alguno de tus menús, lo ideal es que la compres justo antes de consumirla o poco tiempo antes. De esta manera podrás disfrutar de toda su frescura, sabor y nutrientes sin preocuparte por nada.
tracking