Revista Mía
60effcb15cafe8390c7ece74

Claves para que tu cesta de la compra sea más económica

Los expertos nos dan las claves para no caer en descuidos que perjudican a nuestro bolsillo.

Autor: Mía
  • Por Rocío Ponce
Seguro que también te has dado cuenta. Durante 2020, y lo seguimos viendo en 2021, ha habido una evidente subida de precio en los productos de alimentación.
La pandemia del COVID-19, con sus consecuencias y normas de protección e higiene, ha elevado los costes y, con ellos, los precios. La crisis económica hace que ahorrar sea más importante que nunca. Pero ¿sabemos hacerlo? El precio de la cesta de la compra habitual se ha incrementado y te vamos a decir cómo puedes evitar los errores que te llevan a pagar más de la cuenta.
Según los últimos datos de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), los españoles gastamos en el supermercado 4.986 euros al año y podríamos llegar a ahorrar hasta 971 euros si hiciéramos la compra en el establecimiento más económico de nuestro barrio. Es decir, eligiendo bien dónde compramos y evitando desaciertos habituales que nos hacen gastar más de la cuenta. La conclusión más relevante del informe de supermercados en el año 2020/2021, según la OCU, es que ha habido una subida generalizada de precios.
La cesta de la compra se ha disparado respecto al año anterior un 2,8 % en tiempos del COVID-19, y un 64 % de los productos habrían aumentado su precio. “Queremos señalar la importancia de comprar en establecimientos baratos, porque cualquier consumidor puede ahorrar aproximadamente un 19 % de su gasto anual en alimentación”, asegura Ileana Izverniceanu, directora de comunicación y relaciones institucionales de la OCU.

Consejos para una compra inteligente (y más económica)

Muchos de los consejos te parecerán obvios, pero la realidad es que acabamos cayendo en los mismos errores diariamente. No les damos la importancia que tienen y no nos damos cuenta de que consiguen incrementar el precio de nuestra compra considerablemente.
La organización es fundamental, si queremos ahorrar, por lo que deberíamos comenzar haciendo una lista detallada de la compra, para saber qué es lo que tenemos que comprar. Además, debemos mirar en la nevera y en la despensa, para saber lo que ya tenemos. De esta forma, evitamos el desperdicio alimentario, además de beneficiar a nuestro bolsillo”, explican desde la OCU.
Otro error que cometemos es ir a la compra sin decidir cuánto tiempo vamos a dedicar a la actividad. Lo idea es limitarlo y, siempre que sea posible, ir sin niños, por la falta de concentración que supone, según aconsejan los expertos. También es habitual caer en lo que se conoce como la compra compulsiva o emocional. ¿Cómo evitarlo? No ir a comprar con hambre, para no terminar comprando lo que no debes o no tienes planteado.
Cuidado con las ofertas. Caer en ofertas que no lo son es uno de los factores que hacen que tu precio de la compra aumente, por lo que debes ser muy cuidadosa con los diferentes tipos de alimentos y ofertas que escoges. Desde la OCU, nos advierten sobre esas ofertas que pueden ser falsos ahorros, porque te obligan a comprar productos en cantidades que no necesitas y después no llegas a utilizar o consumir, de modo que ese ahorro desaparece y acabas pagando más por cantidad de productos no usados.
Suscripción para recibir descuento. También desde la OCU nos aseguran que, aunque parezcan atractivas estas posibilidades de ahorro, acaban siendo ofertas engañosas para el consumidor. Lo cierto es que, a veces, se pierden cupones de descuento interesantes que quedan olvidados en la bolsa o relegados en cualquier parte. ¿Y si los organizaras para poder aprovecharlos cuando te interesen? Es buena opción, si no te empeñas en consumirlos si no lo necesitas realmente, ahí estarías cayendo de nuevo en un gasto innecesario.
El gran truco, sin duda, es incluir en tus cestas marcas blancas, que te ayudarán a ahorrar. “La diferencia de precio puede ser de gran importancia”, dice la OCU. Y, por supuesto, encontrar la cadena de supermercados o tiendas más económicas de tu entorno.

¿Compramos diferente?

No cabe duda de que el coronavirus ha cambiado los hábitos de la compra en general. No solo porque muchos han probado (y repetido) con la compra online, también han apostado por reducir el número de veces que se va y han elegido establecimientos más cercanos al hogar. La pandemia también ha servido como “evidente acelerador de tendencias” que ya venían despuntando antes del COVID-19, como la preocupación del consumidor por la salud, la sostenibilidad y la proximidad, nos cuenta Pablo de la Rica, gerente del área de Retail Knowledge de AECOC (Asociación de Fabricantes y Distribuidores).
tracking