Revista Mía

Las vitaminas de estos alimentos te ayudarán a estar más sana

Las vitaminas son esenciales para mantenernos sanas y que nuestro organismo funcione correctamente. Descubre cuáles son las mejores y dónde puedes encontrarlas.

Las vitaminas son esenciales para estar saludables. Muchas veces cometemos el error de recurrir a algunos tipos de comida rápida o de ingerir demasiados alimentos altos en hidratos de carbono, grasas o azúcares que no contienen las vitaminas que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano. 
Existen muchos tipos de vitaminas que podemos tomar para beneficiar nuestra salud, todas ellas con gran cantidad de beneficios. Nuestro cuerpo necesita las vitaminas para poder crecer y mantener un correcto desarrollo, independientemente de nuestra edad, género o estilo de vida. Cada vitamina posee una serie de funciones específicas, que pueden derivar en algunos problemas si no la consumimos lo suficiente. La anemia, el escorbuto, el raquitismo o la obesidad son algunas de ellas. 
Para reducir el riesgo de sufrir las mencionadas enfermedades, conviene que mantengas una dieta sana y equilibrada que te aporte las vitaminas y minerales que necesitas. Como si del abecedario se tratase, las vitaminas suelen tener nombres de letras, en ocasiones con números. Hoy te enseñamos los diferentes tipos de vitaminas que existen y dónde puedes encontrarlas para tener una vida más sana.

Vitamina A

La vitamina A se caracteriza por sus propiedades antioxidantes. Esta vitamina también se conoce con el nombre de retinol, ya que contribuye a la pigmentación de la vista. Si quieres mejorar tu visión, la vitamina A es tu mejor aliada. Esta vitamina también previene problemas musculares y relacionados con la debilidad de cabello y uñas. Puedes encontrar la vitamina A en alimentos como el aguacate, la zanahoria, las espinacas y el pimiento rojo. 
La vitamina B ayuda a la síntesis de ADN y ayuda a nuestros glóbulos rojos a funcionar correctamente. Existen varios tipos de esta vitamina: B6, B12 y B9. Estas vitaminas previenen la anemia y ayudan a que nuestro cerebro procese las sustancias con normalidad. Especialmente si sigues una dieta vegetariana o vegana, no dudes en aumentar tu consumo de vitamina B12 para prevenir posibles carencias. Las comidas más ricas en esta vitamina son el pescado, el marisco, los huevos y la leche.
La vitamina C -también conocida como ácido ascórbico- nos ayuda a mantener la salud de las células y actúa como antioxidante para el organismo. Mejora la absorción del hierro a nuestras células y mejora la salud de nuestros dientes y encías. La ausencia de este tipo de vitamina puede provocar escorbuto. Los alimentos más ricos en vitamina C se asocian con colores intensos, como los cítricos, las fresas, pimientos o brócoli.
La vitamina D tiene la peculiaridad de poder adquirirse con la exposición a la luz solar además de con los alimentos. La vitamina D nos ayuda a mantener unos músculos y huesos sanos, ya que contribuye a que el calcio se absorba correctamente, y además se ha demostrado que es capaz de prevenir algunos tipos de cáncer. Puedes encontrar la vitamina D presente en alimentos como el salmón, la trucha, la leche o los huevos.
La vitamina E se caracteriza por sus propiedades antioxidantes, por lo que es ideal para mantener la salud de nuestras células y ayudar a que estas se renueven correctamente. Si eres deportista, deberías plantearte incluir la vitamina E en tu dieta, ya que ayuda a renovar las células musculares. Si quieres aumentar tu consumo de vitamina E, debes aumentar tu consumo de alimentos como la semilla de girasol, las espinacas, acelgas o pimientos. 
La vitamina K es beneficiosa para la sangre, una sustancia más que fundamental en nuestro cuerpo. Esta vitamina es quizá de las menos conocidas, pero ayuda a que se formen coágulos en nuestra sangre, lo cual evita que nos desangremos con pequeños cortes o heridas. Si quieres tomar más vitamina K, hazte con algunos brotes de acelgas, perejil o espárragos.
tracking