Revista Mía
610286885cafe8d462c45c18

Tipos de tofu y cómo usarlos en la cocina

Conocido habitualmente como un queso vegetal, se trata de un alimento nutritivo y muy sencillo de usar en la cocina. Descubrimos cuáles son las principales variedades de tofu, y cómo puedes utilizarlos.

Se cuenta que el tofu apareció en China hace más de 2.000 años. Etimológicamente ‘To’ significa ‘judía’ (frijol) y ‘Fu’ significa ‘masa’, lo que nos puede dar una idea del alimento ante el que nos encontramos: consiste en una pasta elaborada con soja amarilla, agua y un coagulante, que es el que le proporciona su característica forma.
Posee un sabor neutro, de manera que es capaz de absorber los diferentes aromas de los ingredientes que usamos durante la cocción, motivo por el cual es posible utilizarlo en infinidad de elaboraciones, desde entrantes hasta postres.
Y lo que es aún más interesante: puede ser preparado de muy diferentes maneras, ya sea en cubitos en ensaladas (marinado en vinagre balsámico), frito, en rodajas, combinado en salsas y cremas o simplemente desmenuzado.
Y aunque siempre tenemos en mente la misma variedad de tofu, ¿sabías que, en realidad, existen distintos tipos de tofu?

Variedades de tofu, ¿cuántos tipos existen?

Desde un punto de vista nutritivo, es cierto que el tofu cuenta con un elevado contenido en calcio. Además, su sabor neutro hace que sea una opción muy interesante en la cocina, gracias a su enorme versatilidad.
Aunque en Occidente la variante sólida y semiblanda es la más conocida, en realidad existen muchas variaciones de tofu, cada una de las cuales con distintas características y, además, con diferentes usos en la cocina.
Sólido
Se trata posiblemente de una de las variedades más conocidas, populares y utilizadas en la cocina. Además, se caracteriza por ser la que menos contenido en agua tiene, de ahí su particular y habitual textura.
Una vez prensada, es capaz de conservar bastante bien su forma compacta, por lo que puede ser cocinado de muy diferentes maneras, convirtiéndose en una alternativa válida a la carne.
De hecho, esta variedad de tofu puede ser cocinado en una sartén o en el horno. Y, además, también es ideal para cocinar a la plancha o para freír (por ejemplo, rebozado).
Medio y suave
Se trata de una variedad de tofu que se caracteriza por contener una mayor cantidad de líquido, motivo por el cual es muy habitual que tienda a desmoronarse.
Es ideal, por ejemplo, para triturarlo con facilidad con la ayuda de un tenedor. Y es una opción interesante a la hora de usarlo para la elaboración de cremas y salsas de todo tipo, aunque también puede ser salteado a la sartén con hierbas, condimentos o cualquier otro ingrediente.
Es más, puede convertirse en una opción ideal para conseguir una consistencia similar a los huevos revueltos, gracias precisamente a su peculiar textura. Incluso añadirlo a sopas y cremas.
Tofu sedoso
Nos encontramos ante la variedad de tofu más delicada (de ahí su nombre). Se caracteriza por ser el más suave y aterciopelado, con una consistencia similar a una ricotta más líquida o bechamel. Aunque es muy común que se venda en paquetes, con una forma bastante peculiar.
Puede ser muy útil en la cocina como ingrediente para salsas y cremas. Y, lo que es aún más interesante, combina muy bien en elaboraciones tanto dulces como saladas.
Por ejemplo, si optamos por preparaciones dulces, y lo combinamos con azúcar, podemos conseguir un efecto espumante similar a la nata, para ser usado en la elaboración de postres de cuchara, tartas o como complemento cremoso de batidos.
En preparaciones saladas puede ser una opción útil en la elaboración de salsas y condimentos, como podría ser el caso de la mayonesa vegana.
Foto: Istock

Tofu fermentadoFoto: Istock

Tofu seco
Es considerado como una de las opciones más ricas en proteínas. Y el que más tiempo se conserva. Su textura es firme, aunque puede desmoronarse si no lo tratamos bien. Además, posee un sabor concentrado.
De hecho, es una opción ideal para usarlo como condimento en polvo, para proporcionar textura a entrantes, sopas y segundos platos, ya que puede desmenuzarse fácilmente.
Tofu fermentado
Se trata de una variedad realmente curiosa, porque en muchas ocasiones podemos encontrarlo ya condimentado y listo para su consumo. Pero debemos tener en cuenta algo: como ocurre con todos los productos fermentados, su sabor es muy penetrante y ácido, aunque también sabroso y delicado.
Es muy común en la cocina del sudeste asiático, y suele ser vendido como un bloque de tofu fermentado con vino de arroz, sal y aceite de sésamo o vinagre. Puede ser ideal para dar sabor a platos de verduras salteadas, estofados veganos o arroces.
Pieles de tofu (yuba)
Aunque es muy difícil de conseguir en nuestro país, en realidad se trata de una variedad de tofu realmente popular en Asia. Consiste en una fina piel que se forma después de hervir la leche de soja.
Es una membrana muy rica en proteínas, que puede ser comprada seca, fresca o fermentada. Y, como ocurre con el tofu en sí, tiene la peculiaridad de absorber los sabores de los alimentos y condimentos utilizados durante la cocción.
Puede ser cocida al vapor, frita en sartén o a la plancha, o puede ser utilizado para envolver arroz.
tracking