Revista Mía
6103c3c25bafe8304314d4fa

Practica 'snacking' y adelgaza: así se hace

¿Quién dijo que picar entre horas te hace ganar peso? Todo depende de lo que comas y cómo lo hagas. Aquí van algunos trucos para hacer del picoteo tu mejor aliado 'fit'.

Autor: Maite Torrente
Tenemos buenas noticias para los amantes del picoteo. ¡Practicar 'snacking' adelgaza! Antes de que empieces a dar saltitos de alegría y preparando un arsenal de patatas fritas, hemos de decirte que esta tendencia 'foodie' de moda que te anima a tomar snacks entre horas tiene truco. El secreto de conseguir perder peso es elegir alimentos saciantes y poco calóricos para mantener el hambre a raya. Toma nota de lo que estos bocaditos pueden hacer por ti y por tu silueta.
- Evita que comas en exceso. Este es uno de los beneficios principales, porque la ingesta excesiva de calorías suele venir acompañada de un aumento de peso. Resulta lógico pensar que si dejas pasar 5 horas o más entre comida y comida, lo más probable es que te sientes a la mesa con un hambre atroz y que no puedas controlarte. Esto te llevará a elegir alimentos más calóricos o a comer mucha más cantidad de la que deberías.
Al disminuir esa sensación de vacío en el estómago comiendo un snack entre horas resulta mucho más fácil controlar el tamaño de las porciones y preparar platos más saludables, lo que te ayuda a controlar el peso. Además, esa falta de ansiedad te permite comer a una velocidad moderada, masticando bien, y a saciarte antes.
- Mantiene el nivel de azúcar en sangre. Cuando ingieres un snack saludable entre horas lo que haces es evitar que el nivel de azúcar en sangre baje demasiado entre comidas y de este modo no solo sentirás menos hambre, sino que tendrás una respuesta de insulina más estable. Esto es importante, porque has de saber que después de una comida copiosa se libera una gran cantidad de insulina, lo que provoca un mayor almacenamiento de grasa que si come porciones en menor cantidad.
iStock

snacking adelgazaiStock

- Te mantiene más activa. Estar con el estómago vacío provoca debilidad e incluso mareos, así que es mejor comer algo cada tres horas más o menos. El picoteo debe tener un equilibrio adecuado de carbohidratos y proteínas para ayudar adecuadamente a mantener la energía.
- ¿Qué snacks son los mejores? Los snacks deben aportar un 10% aproximadamente de las calorías totales de tu dieta diaria. No vamos a descubrir ningún secreto, pero conviene incidir en este aspecto. Lo más recomendado es que sean muy ricos en fibra y saciantes, porque además de ser buenos para el funcionamiento del intestino, aportan energía y mejora notablemente la asimilación de los nutrientes.
No olvides añadir también algo de proteína: pechuga de pavo, jamón cocido, jamón serrano, queso fresco... Los alimentos que contienen gran cantidad de agua, como las frutas, te quitarán el hambre y además te hidratarán. Otro truquito es elegir productos que contengan triptófano que ayuda a calmar la ansiedad. Esta sustancia está presente, por ejemplo, en los cereales y las legumbres. Un poquito de humus con crudités vegetales es una forma perfecta de practicar 'snacking'. Otras opciones saludables son un puñado de almendras o nueces o una manzana con una taza de yogur griego.
tracking