Revista Mía

Tofu: qué es, propiedades e ideas para descubrir este ingrediente protagonista de la dieta vegana

Te damos razones nutricionales y gastronómicas para que deseches tus prejuicios con este producto versátil ideal para incluir en la dieta casera familiar.

Producto en la gastronomía popular de países asiáticos como China y Japón y etiquetado en la cultura culinaria occidental como producto “para vegetarianos”, el tofu ofrece argumentos de peso para que tiremos a la basura todos los prejuicios que sobre él recaen por parte de una parte importante de la población que lo estigmatiza. En lo nutricional y en lo gastronómico, es un producto muy interesante.
Hay quien se refiere al tofu como el queso de la soja porque está elaborado de una forma que tiene similitudes con el proceso que da lugar al queso pero en vez de utilizar la leche de origen animal como materia prima, son las semillas de soja cuajadas y su prensado posterior para separar la parte líquida de la sólida las que dan pie a este ingrediente que desde hace ya tiempo es muy fácil de encontrar en cualquier supermercado.
El coagulante que se utiliza en su fabricación -sulfato de calcio, cloruro de magnesio o cloruro de calcio, generalmente- es el que le da al tofu una textura y una firmeza concreta, de ahí que existan distintos tipos, desde los más compactos hasta los blandos, ideales para hacer salsas o postres.

Propiedades nutricionales

Desde el punto de vista nutricional el tofú no admite debate: es muy saludable. Y lo es porque contiene un porcentaje elevado de proteínas de origen vegetal que contienen todos los aminoácidos esenciales y al mismo tiempo es un alimento bajo en calorías.
Entre los nutrientes esenciales que aporta destacan el  calcio -hasta 300 mg por cada 100 gramos- y el hierro, pero no son los únicos porque también contiene grasas saludables, entre ellas omega 3, por lo que es un alimento aconsejable también para personas con el colesterol alto, y una dosis reseñable de fibra saludable.

Ideas para darle sabor

El tofu es un alimento insípido si se compra al natural, que es como se suele vender. Así es y no hay que esconderlo. De hecho, es probablemente su gran virtud junto a sus beneficios nutricionales, ya que permite hacer con él prácticamente cualquier cosa en la cocina para darle sabor.
Esta proteína vegetal tan querida por los veganos y vegetarianos es ideal para hacer hamburguesas y albóndigas vegetales, pasteles, revueltos y también estofados o salteados con verduras para servir como acompañamiento o plato principal junto a tallarines o pasta. La clave en todas estas elaboraciones es darle sabor con hierbas y especias al gusto.
Un truco a la hora de hacer salteados o incluirlo en ensaladas es macerarlo antes durante horas en salsas al gusto. Le va muy bien la de soja pero también los zumos cítricos naturales y la salsa teriyaki o la leche de coco, entre otros productos. Puedes hacer una mezcla a tu gusto y añadir alguna especie antes de saltearlo o comerlo directamente en crudo una vez haya adquirido todos los matices de los ingredientes en los que lo has marinado.
Además, es muy original su sabor cuando se reboza y se fríe, algo que puedes hacer añadiendo hierbas para darle sabor o después de marinado, la técnica estrella para tratar el tofu en casa y darle mucho sabor, y también lo puedes hornear si lo picas en dados, que es una forma de que quede crujiente y dorado por fuera y cremoso por dentro.
Le va bien también el aporte dulce de la miel o de los siropes espesos para endulzarlos y con las variedades menos firmes puedes hacer ricas salsas con hierbas, ajo y otros condimentos al gusto. Dependiendo de la untuosidad y de con qué lo mezcles -champiñones, por ejemplo-, puedes hacer un paté original que es ideal como entrante o tentempié. Y no te olvides de los postres, ya que el tofú blando es una alternativa vegetal genial para la base de mouses y pasteles veganos, ya sean cítricos como el de limón, o dulces, con un cacao potente.
Antes de tratarlo, conviene escurrir muy bien todo el excedente de agua para concentrar luego más su sabor, y también hay quien recomienda congelarlo porque la textura una vez descongelado y escurrido (prénsalo) es más firme y porosa, ideal para absorber sabores del marinado, por ejemplo.
tracking