Revista Mía

Triptófano, bocados de bienestar

Este aminoácido genera serotonina y melatonina, hormonas responsables de la felicidad y del sueño, pero existen algunas pautas que debes conocer para tomarlo.

  • Por María García
Gracias a este aminoácido, nuestro organismo genera la conocida hormona de la felicidad, la serotonina, además de contribuir en la síntesis de la melatonina, la hormona que nos ayuda a conciliar el sueño. Pero cuidado: para que haga su efecto, hay que tomarlo en su justa medida.
Un vaso de leche, para ayudarte a dormir mejor, y un poco de chocolate, para darte una alegría. Parecen consejos de abuela, pero, aunque lo son, tienen una base científica que les da la razón 100 %. Tanto el chocolate como la leche contienen triptófano, un aminoácido imprescindible para muchos de los procesos que lleva a cabo nuestro organismo a diario. Entre los más destacados, su propiedad para generar serotonina o melatonina, dos de las hormonas más importantes cuando hablamos de bienestar. La gran diferencia del triptófano frente a otras sustancias con las que trabaja nuestro cuerpo es que este solo nos llega a través de la alimentación. Es decir, nuestro cuerpo no es capaz de generarlo por sí mismo.

En su justo nivel

Con una alimentación rica y variada, es sencillo obtener unos niveles de triptófano adecuados, ayudando así a prevenir trastornos como el insomnio, la depresión o la ansiedad. El problema surge en épocas de estrés o cuando alguien se siente con el ánimo más decaído y decide, sin consulta médica previa, tomar suplementos de triptófano. Algunos de los síntomas más comunes son náuseas,  vómitos, somnolencia y dolores musculares.
Además, has de tener especial precaución si tomas otra medicación, ya que el triptófano puede interferir de forma directa. Lo más aconsejable es que cuides tu alimentación, para asegurarte de incluir suficientes alimentos con triptófano.

Productos que no pueden faltar en tu dieta

  • Plátanos: Es la fruta con una mayor concentración de triptófano, por lo que es considerada un antidepresivo natural muy potente. Además, debido a su contenido de vitamina B6, todo ese triptófano se convierte fácilmente en serotonina y, al ser rico en potasio, su efecto es casi inmediato. Así pues, vamos a desterrar el mito de que el plátano engorda y cambiarlo por otro más real, el de que es el mejor picoteo entre horas, ya que da un extra de energía y de buen rollo. Otras frutas ricas en triptófano son las cerezas y el aguacate.
  • Lácteos: Ya sea un vaso de leche o un yogur, mejor si son desnatados. El poder de la leche contra el insomnio es conocido por todos, lo que tal vez no sabías es que se debe, precisamente, a su cantidad de triptófano, que nuestro organismo es capaz de transformar en melatonina. El que la sabiduría popular recomiende un vaso de leche caliente también tiene un porqué: las bebidas calientes ayudan a la digestión y relajan.
  • Huevos: Son una gran fuente de aminoácidos y, entre ellos, no puede faltar el triptófano. Lo contienen tanto en la yema como en la clara, por lo que superan con facilidad los 300 mg. Como extra, podemos señalar que también es rico en colina, un nutriente esencial para el desarrollo del cerebro y que este asimile el resto de aminoácidos.
  • Pescado azul: Salmón, boquerones, atún, sardinas o jureles, todos ellos son ricos en triptófano. Además, su alto contenido en omega 3 es uno de los mayores aliados de nuestra salud cardiovascular. Por todos estos beneficios, los nutricionistas aconsejan su consumo unas tres veces por semana.
  • Carne blanca: Da prioridad al pollo o el pavo. La carne de las aves, en general, gracias a su contenido en triptófano, logrará relajarte e, incluso, te dará sueño. Al ser carnes magras con poca grasa, la digestión es mucho más sencilla, lo que facilita el descanso.
  • Chocolate: No es el alimento con una mayor proporción de triptófano, pero, unido a otras sustancias como la feniletilamina o la teobromina, el efecto felicidad está asegurado.

Etiquetas:

tracking