Revista Mía
61489c5b5bafe85ebca49820

Furikake, el condimento japo que va con todo y que seguro que has probado...

Si eres muy fan de la comida japonesa y de los pokes quédate con este nombre, porque está muy presente. Te contamos qué es, cómo se prepara y para qué se utiliza.

Autor: Maite Torrente
Si creías que con conocer términos como sushi, shasimi o wasabi ya estás a tope de power con la gastronomía del país del sol naciente, vas lista... A ver si te suena esto: furikake, el condimento japo que van todo. ¿Furi qué? Furikake, babies. Lo más seguro es que el nombre no te suene, pero hay muchísimas probabilidades de que lo hayas comido sin saberlo y que te haya encantado, porque se utiliza en recetas tan populares como el poke.
Un condimento de larga tradición.
Este aderezo tiene historia, se empezó a elaborar en Japón durante el periodo Taisho (1912-1926) por un farmacéutico llamado Suekichi Yoshimaru. Él buscaba mejorar el aporte de calcio en un sector de la población que era muy deficitario, porque no solía comer pescado. Intentando solucionarlo, lo que hizo es algo parecido al truco de las madres de obligarte a comer un cóctel de verdura con purés que llevan de todo, trituró espinas de pez y las disfrazó con semillas y algas para luego incorporarlas a la comida. ¡Y milagro!, los nutrientes requeridos ya estaban presentes.
Estaba buenísimo, así que su consumo se extendió mucho a partir de los años 50. Hoy, con la fiebre internacional por la comida japonesa, cobra de nuevo protagonismo.  Su nombre se compone de dos palabras 'furi', que significa llover, y 'kake', que se traduce como echar algo, así que juntos forman un vocablo que quiere decir espolvorear. Es muy gráfico, porque eso es precisamente lo que se hace con él, echarlo encima de la comida para potenciar su sabor. Además, le aporta al plato una textura crujiente que a todos nos encanta. ¡Crunchy, crunchy!
¿De qué está hecho?
Los ingredientes básicos del furikake más sencillo se elabora con semillas de sésamo tostadas, alga nori deshidratada y pescado seco, generalmente bonito. Se le suele añadir sal y azúcar y puede incorporar otros ingredientes como hojas de shiso, gambas secas y otros pescados, huevas, wasabi, huevo deshidratado, miso, chile, té verde, alga kombu... Vamos, que mientras esté deshidratado y molido casi todo vale.
¿Para qué platos se utiliza?
Generalmente, el furikake se espolvorea sobre arroz blanco (y gracias a él pasa de ser una sosez a una esquisitez) o bien se utiliza para rebozar onigiris, que es una bola de arroz rellena con algún alimento. Pero también es un condimento muy popular en los poke, que se han puesto muy de moda. Así que es más que posible que te hayas pedido uno y no hayas sabido identificar esos trocitos que hay encima y que tanto sabor aportan... que no es otra cosa que el condimento japo del que estamos hablando.
iStock.

poke furikakeiStock.

Este condimento tiene muchas posibilidades y no sólo para platos japo, puedes añadirlo simplemente sobre unas palomitas para darle otro toque, usarlo en tus salsas, como topping para pizzas o perritos calientes. ¡No te quedes en la simple cebolla frita y explora el mundo de sabores que te abre el furikake! Puedes comprarlo ya hecho, pero lo ideal es que intentes elaborarlo en casa. Parece más sencillo de lo que es, coge semillas de sésamo, algas deshidratadas en trocitos, copos de katsuobushi (bonito seco desmenuzado), un poco de sal y un poco de azúcar, mezcla bien... ¡y a espolvorear!
tracking