Revista Mía

Síntomas de que podrías tener anemia (y qué comer)

¿Consumes suficiente hierro a diario? Estos son los síntomas de la anemia (y qué puedes comer para evitarla y corregirla)

Autor: Mia
La anemia es una de las afecciones sanguíneas con más prevalencia en todo el mundo. Aunque muchos casos de anemia son leves y fáciles de tratar (y por ello pasan desapercibidos) pueden poner en peligro la vida si no se tratan o no se tratan adecuadamente. La anemia puede tener varias causas (por sufrir una enfermedad crónica como el cáncer, el VIH / SIDA, la artritis reumatoide o la enfermedad de Crohn; por deficiencia de vitaminas o la más común, por deficiencia de hierro)
La anemia por deficiencia de hierro es causada por la escasez de hierro en el cuerpo. La médula ósea necesita hierro para producir hemoglobina, que es una molécula de proteína en los glóbulos rojos. Sin suficiente hierro, el cuerpo no puede producir suficiente hemoglobina para los glóbulos rojos. Aparecen entonces algunos síntomas, que inicialmente pueden pasar desapercibidos pero que después pueden aumentar en intensidad a medida que empeora la anemia. Estos son los más comunes:
  • Fatiga y cansancio
  • Aturdimiento y mareos
  • Palpitaciones en el pecho.
  • Dolor de cabeza
  • Palidez
  • Dificultad para respirar.
  • Intolerancia al frío.
  • Las mujeres pueden experimentar un flujo menstrual abundante
Cómo tratar la anemia
El tratamiento de la anemia depende de su causa, tipo y gravedad. Por ejemplo, si la anemia es causada por la pérdida de sangre en una mujer que menstrúa, generalmente se trata con suplementos de hierro por vía oral o con una mezcla de líquido de hierro administrada por vía intravenosa. Con la anemia por deficiencia de hierro, que es uno de los tipos más comunes de la afección, es crucial identificar la causa para tratarla adecuadamente. En estos casos también se puede recurrir a suplementos o a un cambio en la alimentación, buscando alimentos ricos en hierro. ¿Qué comer si se sufre anemia? Estos son algunos de los alimentos más ricos en hierro:
Cereales fortificados: Elige productos de granos que hayan sido enriquecidos o fortificados con hierro, como panes enriquecidos y cereales fortificados con hierro. Algunos de estos cereales pueden contener hasta 18 miligramos de hierro por porción.
Ostras y otros pescados y mariscos: 80 gramos de ostras cocidas contienen 8 miligramos de hierro, o el 44% del valor diario recomendado de este mineral. Los camarones, las almejas, las vieiras, el atún, las sardinas, el eglefino y la caballa también son buenas fuentes de hierro.
Legumbres: Los frijoles y las legumbres como las lentejas son buenas fuentes de hierro de origen vegetal. 1 taza de judías blancas enlatadas contiene 8 miligramos de hierro o aproximadamente el 44% del valor diario recomendado. Media taza de lentejas hervidas contiene 3 miligramos o el 17% del valor diario de hierro y media taza de garbanzos contiene 2 miligramos de hierro o el 11% de las necesidades diarias.
Carnes rojas: El bistec y otros cortes de carne roja, incluidas las vísceras, también son buenas fuentes de hierro de origen animal: 100 gramos de carne de res estofada inferior redonda contienen 2 miligramos de hierro.
Aves y huevos: El pollo, el pavo y los huevos también contienen buenas cantidades de hierro. 100 gramos de pollo o pavo asado contienen 1 miligramo de hierro. Un huevo entero también contiene 1 miligramo de hierro.
tracking