Revista Mía
616feb845bafe83e8e7a59c2

5 razones para tomar más sopas este otoño

Puedes comer de una manera mucho más saludable haciendo de la sopa una parte regular de tu menú. ¡Toma nota de los beneficios de este plato!

Autor: Mia
Piensa en los días de otoño y de frío en los que hace mucho frío y llueve. ¿Qué es lo más común que te apetece comer en estas circunstancias? ¡Una sopa reconfortante! Además de los muchos beneficios nutricionales que un buen tazón de sopa puede ofrecer (que incluye ser un plato perfecto para reunir verduras valiosas llenas de minerales y de vitaminas o proporcionar una buena dosis de hidratación gracias a su contenido en agua), este tipo de plato muy fácil de hacer podría desempeñar un papel más importante en tu vida de lo que crees. Aquí tienes algunas razones más para hacer de la sopa una parte regular de tu menú este otoño. Tómalas con más frecuencia… ¡y ya nos lo agradecerás! Esto es todo lo que este tipo de platos líquidos pueden hacer por ti.
La sopa puede ayudarte a perder peso: Son muchos los estudios que han demostrado que comer un plato de sopa antes de una comida puede ayudarte a sentirte más satisfecha y a reducir significativamente las calorías que ingieres en la comida siguiente, algo que podría ser muy útil si estás buscando bajar de peso. Las sopas, especialmente las más espesas, se vacían en el estómago más lentamente, lo que te hace sentir más llena durante un período de tiempo más largo, evitando que comas de más.
La sopa puede ayudarte a recuperarte de una enfermedad más rápidamente: Los alimentos y las bebidas calientes como la sopa pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta y a disminuir la inflamación. La sopa también puede ser la respuesta para aquellas personas que tienen problemas para masticar alimentos sólidos o digerir alimentos o para ayudar a aquellas personas que se están recuperando de una enfermedad en la que el proceso de digestión está comprometida.
La sopa puede acabar con los antojos de alimentos menos saludables: En lugar de buscar bolsas de patatas fritas, galletas o chuches, una taza de sopa al final de la tarde podría ser un estímulo perfecto para aplacar el hambre. Desde el punto de vista nutricional, la sopa puede proporcionar una mezcla de verduras que de otro modo seguramente no consumirías, evitando así que tomes opciones mucho menos saludables.
El gran poder reconfortante de una sopa: Especialmente en los días de más frío, son muchas las personas recurren a la comida en busca de comodidad, pero al mismo tiempo, también buscan mantenerse saludables. ¡Una taza de sopa ofrece ambos beneficios! La calidez de una sopa te reconfortará cuando más lo necesites, asegurado.
La sopa puede hacerte un comensal más consciente: Un tazón de sopa tibio es algo que puedes beber o sorber lentamente, lo que te permitirá comer prestando mucha más atención a su sabor, textura y temperatura. En la mayoría de los casos, también tardarás más tiempo en tomar una sopa y tendrás más cuidado con ella. Todo estos gestos pueden ayudarte a comer de una forma mucho más tranquila y consciente, convirtiéndote en un comensal mucho más responsable.
tracking