Revista Mía

Qué es el plato Harvard y cómo nos ayuda a comer sano y no engordar

Apunta para tus objetivos a cumplir en 2022 llevar una dieta más saludable. Este sencillo método te ayudará a conseguirlo sin esfuerzo.

Hay veces que lo más sencillo es también lo más efectivo. Si entre tus propósitos para el 2022 está llevar al fin una alimentación sana que te haga estar mejor y no ganar peso ha llegado la hora de que conozcas qué es el plato Harvard. Si ves el dibujo pensarás enseguida en aquella pirámide alimenticia que imperaba como el método mejor hace unos años, pero en realidad es diferente porque se ha adaptado el plan a las nuevas necesidades sociales con mejores resultados.
Es ideal comer en casa, pero por cuestiones laborales hay muchas veces que tenemos que hacerlo fuera y es entonces cuando nos cuesta poner en práctica los planes nutricionales. Con el plato Harvard solucionamos el problema porque se trata de seguir unas pautas bastante básicas. Este método ha sido creado por la Escuela de Salud Pública de Harvard para todos aquellos que deseen convertir la alimentación sana en un hábito.
Para empezar se divide la ingesta de la comida del día en cuatro partes perfectamente delimitadas: dos de ellas han de destinarse a frutas y verduras y las dos restantes las componen alimentos con proteínas y cereales integrales, en la proporción de 1/4 cada una. El primer grupo es el más importante y no puede faltar, tienes un universo de productos para elegir dentro de esta categoría, así que sobran las excusas porque puedes comer variado cada día. Sólo un apunte, las patatas no cuentan como verdura ni como fruta y no se pueden meter en esta categoría, ni cocidas, ni fritas. Sorry... Explora todas las posibilidades de variedades y colores.
En la parte de las proteínas se incluyen las carnes nagras como el pollo o el pavo, el pescado, las legumbres y los frutos secos. La carne roja no está prohibida, pero se recomienda limitar su consumo. Las procesadas, como los embutidos, también deben tomarse con muchísima moderación. Terminamos con los cereales y el plato Harvard recomienda que sean siempre integrales. Es decir, cambiar el pan blanco o el arroz por la quinoa, la avena, trigo integral... Son más saludables y, además, contribuyen a la pérdida de peso.
El tipo de carbohidratos en la dieta es más importante que la cantidad de los mismos, porque algunas fuentes  como los vegetales, las, frutas, los granos integrales y las legumbres son más saludables que otros. Esto es lo que debemos tener en cuenta a la hora de elaborar el plato.
El plato Harvard.

que es el palto harvardEl plato Harvard.

Explicadas las premisas fundamentales verás que es muy sencillo cumplir con el método: proteínas con verduras y con cereales y la fruta que elijas, no hay más misterio. En cuanto a las grasas, se recomienda usar aceite de oliva, cuyos beneficios para la salud están sobradamente demostrados, consumir mantequilla en muy contadas ocasiones y evitar las grasas trans. Lógicamente los ultraprocesados quedan fuera. ¡Hay que cocinar!
Otros alimentos como los lácteos, el plato Harvard limita su consumo a una o dos porciones al día y recuerda que el mejor postre siempre es la fruta. No hay que olvidar hidratarse, parte crucial de la dieta, y el agua es lo que debemos tomar ya sea al natural o en infusiones o café, este último con límites debido a su contenido en cafeína. Las bebidas carbonatadas o azucaradas están fuera del método y los zumos podemos tomarlos, siempre naturales, pero solamente uno al día. ¿Sencillo, verdad? Pues ahora toca ponerlo en práctica.
tracking