Revista Mía

Los errores que te hacen engordar en Navidad

Durante las fiestas solemos cometer bastantes excesos. Si no quieres que la báscula lo note aún más, estos son los fallos que deberías evitar cometer.

La Navidad es una época de encuentros con amigos, compañeros de trabajo, familiares... Normalmente, todos estos encuentros suelen implicar una cosa: mucha comida y bebida. En esta época marcada por los excesos es normal acabar con algún que otro kilo de más.
Lo peor no es acabar con unos kilos de más, sino que nuestra salud también puede verse afectada. Acabar la Navidad con el colesterol y triglicéridos altos es algo muy frecuente, pero la buena noticia es que puede evitarse si nos controlamos un poco. Si quieres que la báscula no note estos excesos, toma nota de lo que no (y lo que sí) debes hacer estas fiestas.

Comer todo lo que hay en la mesa

Parece una obviedad, pero nunca está de más recordar que cuanta más comida pongamos en la mesa, más cantidad comeremos. Podemos probarlo todo, pero sin repetir. Si la comida o cena es a modo de bufet o picoteo, lo recomendable es servirnos en el plato todo lo que nos vayamos a comer, pues así controlaremos mejor las cantidades que comemos.
Los picoteos suelen ser demasiado calóricos y hacen que lleguemos a la mesa sin mucha hambre. Si vas a tomar un picoteo, que al menos sea saludable. Por ejemplo, hummus, un jamón ibérico de calidad o queso fresco.
Compensar excesos es una de las claves para no ganar más kilos en Navidad. Lo ideal es permitirse caprichos solo durante las fechas señaladas y no todas las navidades. Así, los días que no tengamos ningún compromiso, trataremos de compensar los excesos apostando por menús más ligeros y saludables.
Un buen panettone es delicioso, pero no es el mejor desayuno para todos los días. Es importante empezar el día con un desayuno saludable que nos aporte hidratos de carbono de absorción lenta, proteínas, fibra, vitaminas y minerales. El roscón de Reyes, mejor dejarlo solo para ese día.
Otro error frecuente que nos hace engordar son las salsas. Sí, dan a los platos un toque delicioso pero también añaden grasas innecesarias. Sustituye las salsas elaboradas con mantequilla o nata por otras más ligeras a base de yogur o verduras. Otro truco para aportar más sabor a los platos es utilizar especias y condimentos.
Lo que también puede disparar las calorías de nuestros menús navideños son las guarniciones cargadas de grasas y sal. Trata de elegir siempre verduras y prepararlas al vapor, papillote o al horno. Algunas buenas guarniciones para este tipo de platos son la calabaza asada, Coles de Bruselas, col rizada o compota de manzana. Si todavía no sabes con qué vas a acompañar tu plato principal, toma nota de estas guarniciones saludables para Navidad.
La práctica de ejercicio físico es importante durante todo el año, pero todavía más en Navidad si queremos compensar los excesos. Aunque estemos de vacaciones, no deberíamos dejar de lado nunca el ejercicio, pues es fundamental para mantener el peso.
tracking