Revista Mía

Cómo debería ser la cena ideal según los nutricionistas

Aprender a preparar cenas saludables es clave para lograr un peso estable. Te contamos cuáles son las claves de la última comida del día según los que más saben de nutrición.

Para lograr un peso saludable es importante llevar una dieta saludable y equilibrada durante toda la jornada. A menudo sucede que cuidamos mucho lo que comemos durante todo el día, pero no cenamos de manera adecuada, echando por tierra nuestros esfuerzos anteriores. Estés a dieta o no, toma nota de cómo debería ser la última comida del día según los expertos en nutrición.
Hacer una cena saludable puede llegar a convertirse en todo un reto, y es que llegamos a casa con hambre y solemos estar tentadas a picotear algo rápido (y normalmente poco sano). Además, al final del día, el metabolismo se ralentiza, con lo que deberemos cuidar todavía más nuestra alimentación si no queremos notarlo en la báscula. Ficha algunas ideas de cenas sanas y estos consejos para cenar de manera ligera y saludable:
La hora importa. No solo es importante elegir alimentos saludables, sino también tener muy en cuenta cuál es la mejor hora para ingerirlos. Los expertos recomiendan cenar 2 o 3 horas antes de irnos a dormir. Si cenamos temprano, logramos que nuestro organismo ayune durante más horas, lo cual ha demostrado ser muy beneficioso.
Cuidado con la cantidad. Cuando estamos siguiendo una dieta hipocalórica, solemos restringir la ingesta de alimentos durante el día, haciendo que lleguemos a la cena con un hambre voraz. La cena debería ser ligera para para favorecer el descanso y el proceso de digestión. Los expertos recomiendan que la última comida del día suponga el 30% de la ingesta calórica total de la jornada.
Proteína y verdura, la mejor combinación. Elegir alimentos ricos en proteínas es una de las mejores cosas que podemos hacer: pollo, huevos, pescado, marisco, carne roja (en cantidades moderadas) son buenas opciones para consumir en la cena. Este macronutriente es muy saciante y favorece la pérdida de grasa, pues necesita más energía para digerirse. Lo ideal es acompañar esta ración de proteína con una ración de verduras, que debería suponer el 50% con respecto al resto de la cena. ¿Una combinación perfecta? Una crema de verduras o verduras al vapor con una ración de proteína a la plancha o al horno.
Nada de fritos. Elijas los alimentos que elijas, te recomendamos cocinarlos con técnicas culinarias que requieran poca o ninguna grasa (plancha, vapor, asado, estofado o en papillote). También deberías evitar embutidos, rebozados, salsas con mucho azúcar y sodio o pastas no integrales.
Si vas a tomar pan, que sea integral. Aunque es mejor tomarlo durante la primera mitad del día, el pan también es apto para la hora de la cena, siempre que lo consumas en su versión integral y en pequeñas cantidades. Los biscotes o picos de pan integrales también son buenas opciones.
Puedes tomar postre, pero no cualquiera. No es necesario, pero si te apetece puedes tomar una pieza de fruta, frutos secos (en pequeñas cantidades) o un lácteo desnatado. Si te apetece dulce, opta por una onza de chocolate negro o un vaso de leche con un poco de cacao en polvo.
tracking