Revista Mía

¿De lo que se come se cría?

Pues no, de lo que se come no se cría. Si hay refranes para todo, para lo mismo y para lo contrario. ¿Cómo nos vamos a fiar de ellos? ¿A quién le ha ayudado madrugar? Entonces ¿por qué nos seguimos creyendo eso con la alimentación?

De hecho, una creencia extendida es que los alimentos “van bien” para el órgano según la forma que tengan.
Ahí tendíamos a las nueces, como tienen forma de cerebro, van bien para el cerebro. Las alubias que tienen forma de riñón, pues “ea”. El plátano tiene… No, estas creencias no son ciertas, no encontraríamos ni un plátano en la frutería desde primera hora.
Foto: Istock

De lo que se come se críaFoto: Istock

Tiene cierta lógica pensar que, si comes mucho de una cosa, tendrás mucho de esa cosa.
De ahí la creencia de que, como el huevo tiene mucho colesterol, si tienes colesterol alto, no deberías comer huevo. Hace muchísimos años que ya se ha demostrado que no es cierto y podemos comer hasta dos al día, sólo un 5% del colesterol que tenemos, procede de la alimentación, la mayoría es lo que hemos “fabricado” nosotros.

Nota: ¿Por qué sube el colesterol?

De todo lo que hace, una de sus funciones es ser una especie de autobús que transporta grasas que pueden llegar tanto directamente de la alimentación como de la transformación del azúcar (más azúcar- más grasa). Ese autobús tendrá dos destinos:
  • Pasear por la sangre, al que llaman “colesterol malo” porque puede quedarse acumulado en los vasos sanguíneos formando placas de ateroma (ateroesclerosis) que junto a arterioesclerosis (las arterias se hacen menos flexibles, darán origen a las enfermedades cardiovasculares.
  • Camino al hígado para ser metabolizado. Es el llamado “colesterol bueno” o HDL.
Se están viendo indicios de que estas funciones se quedan un poco cortas para todo lo que hacen y que lo malo no es tan malo y lo bueno no es tan bueno. Lo que sí está claro es que los niveles elevados de LDL y escasos de HDL se relacionan un alto riesgo cardiovascular.
Durante una época en la que el miedo al colesterol estaba a la orden del día, nos encontrábamos anuncios de productos sin colesterol. Pan sin colesterol, alucina. Pero cuando se pasó el miedo, desaparecieron. Ahora están de moda otros.
Foto: Istock

Suplementos de colágenoFoto: Istock

Que sí, que el colágeno es muy importante, tanto, que forma estructuras en la piel, músculos, huesos, pelo… No en vano es la proteína que más abundante del organismo.  Claro, con este currículum, casi todo lo que te pase se soluciona con colágeno. Ya nos gustaría.
El colágeno está formado por aminoácidos, que son las piezas que construyen las proteínas. El cuerpo es experto en partir en trozos más pequeños lo que comemos y así utilizarlo para lo que más necesite en ese momento.
Bien, pues eso hace con el colágeno, lo rompe en aminoácidos y lo usa para lo que considere, no tiene por qué volver a ser colágeno. De hecho, las gominolas, la carne, la gelatina, el pescado, el huevo… todo eso tiene colágeno. No gastéis en suplementos lo que podemos conseguir con alimentos, menos aún si no vamos a conseguir lo que esperamos.
Pues tres cuartos de lo mismo. El omega 3 es un tipo de grasa beneficiosa que podemos encontrar en el pescado. Se ha relacionado con la disminución de enfermedades cardiovasculares, igual que otros aceites como el de oliva. Hasta aquí todo bien.
El problema viene cuando nos intentan colar que un suplemento de esto va a hace que estemos mejor del corazón. Nada de eso. De hecho, tomando estos suplementos, se ha comprobado que no hay ninguna evidencia de esta mejora.
El omega 3, en el pescado y siempre dentro de un marco de hábitos saludables. Los alimentos no curan, ninguno, pero una buena alimentación reduce la posibilidad de enfermedades no transmisibles relacionadas con ella como la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.
A día de hoy no somos capaces de ordenar a nuestro cuerpo que haga con los nutrientes lo que nosotros consideremos. Él va por libre. Tampoco hay problema, de momento nos va bastante bien.
Ya sabéis, frente al miedo (y engaños): conocimiento.
tracking