Revista Mía

Tránsito intestinal saludable: trucos y alimentos clave

Los cambios de rutina, viajes, estrés... Estos factores afectan a nuestro tránsito intestinal y hacen que nos hinchemos, provocando dolor abdominal. Te descubrimos los trucos para evitarlo.

Quienes padecen de tránsito intestinal irregular estarán más o menos acostumbradas: hinchazón abdominal, dolor, dificultad para ir al baño e incluso humor irritable. En resumen: de todo menos cómodo. El tiempo de tránsito intestinal mide el tiempo que tardan los alimentos en desplazarse a través del tubo digestivo. Muchas veces se ve alterado si estamos atravesando situaciones de estrés, viajes, si hemos cambiado de rutina o si no estamos siguiendo la dieta adecuada.
Para que nuestro tránsito sea regular y saludable, te damos algunas claves que seguro te vendrá bien conocer. La primera de ellas es la hidratación. El primer paso para una buena digestión es la hidratación, porque ayuda a absorber los nutrientes de los alimentos y el transporte intestinal. Aunque puede variar de una persona a otra, se recomienda beber de un litro y medio de agua a dos litros diarios. También ayuda el consumo de zumos naturales de frutas y verduras.
Uno de los factores que afectan negativamente a nuestro tránsito es el picoteo a deshoras. Tener un desayuno, almuerzo y cena ‘fijos’ es una buena estrategia para mantener sanos nuestro metabolismo y digestión. Algunos estudios afirman que las dietas irregulares pueden causar problemas intestinales y están asociadas con un mayor riesgo de síndrome metabólico, presión arterial alta, obesidad e incluso diabetes. Para evitarlo, fija un horario para tus comidas.
Di adiós a las comidas excesivas donde hay mil platos que componen el menú. Aparte de vigilar lo que se come, hay que evitar las comidas copiosas que solo nos provocarán gases, incomodidad y muchas veces estreñimiento. De vez en cuando es normal caer en excesos (en algunas ocasiones especiales, por ejemplo) pero no debe ser la tónica general en nuestra vida.
Respecto a qué comer, comencemos señalando qué tipo de alimentos son nefastos si lo que queremos es que nuestro tránsito sea regular. Apunta sus nombres: grasas animales, productos precocinados y azúcares procesados. Estos son los grandes enemigos para nuestro sistema digestivo y es preferible optar por otros productos más ricos en fibra, más saludables y sin duda mucho más recomendables, como los que te mostramos a continuación.
tracking