Revista Mía

Esto es lo que te estás perdiendo si la col lombarda no está en tu dieta

Esta verdura irá perfecta no solo en ensaladas, sino también como acompañamiento de carnes y pescados, incluso en risottos. Es baja en calorías y esa es solo una de sus características. Te las descubrimos todas.

De un púrpura intenso, es sin duda una de las verduras más llamativas a simple vista. Se trata de la col lombarda, una verdura crucífera de hojas de color morado oscuro y firmemente compactadas. Pertenece al grupo de verduras Brassica junto con las coles de Bruselas y la col rizada (o kale), y tiene un sabor ligeramente picante y crujiente cuando se come crudo, que se vuelve más dulce y de textura más suave cuando se cocina.
Normalmente la temporada de lombarda va de septiembre a diciembre. A medida que las plantas crecen, forman esa especie de bolas apretadas de hojas en el centro rodeadas por hojas de color verde-púrpura mucho más grandes. Cuando este repollo rojo está listo para la cosecha, se recoge toda la planta y se desechan las hojas exteriores, dejando solo la cabeza del repollo, que es la parte que comemos.

Características nutricionales

5f42a3645cafe8a3d64da0e7

col lombarda picada

A nivel calórico, es una verdura que apenas contiene 21 calorías por cada 100 gramos, siendo el 90% agua. Tiene un poco de proteína (1 gramo por cada 100), grasa prácticamente inexistente y alrededor de 4 gramos de carbohidratos. También contiene algo de fibra, unos 3 gramos aproximadamente.
Si nos centramos en las vitaminas y minerales, la lombarda es rica en ácido fólico, que es esencial durante el embarazo y también ayuda al cuerpo a producir glóbulos rojos. También contiene  vitamina C, que ayuda a proteger nuestras células actuando como antioxidante, y potasio, que necesitamos para mantener nuestro corazón sano. Uno de estos antioxidantes son las antocianinas, que habitualmente se encuentran en frutas y verduras de color púrpura. Estas además ayudan a mejorar dolencias como la diabetes de tipo 2 o la obesidad, así como a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.
Consumiendo solo 80 gramos de lombarda, queda cubierta una de las cinco piezas de frutas y verduras que se recomiendan consumir en un día. Esto equivale a la décima parte de una lombarda entera, que normalmente alcanza un kilo. Los alérgicos a esta verdura normalmente también lo son a la remolacha, a la berenjena o al apio.

¿Qué puedes hacer con el repollo?

Para empezar y cuando vayas a comprarlo, busca uno que sea pesado y se sienta firme, sin las hojas exteriores muy dañadas (aunque estas se desechan). Evita las piezas que presenten un tono demasiado oscuro o que estén excesivamente húmedas.
Una de las recetas más originales con lombarda consiste en una ensalada de lombarda con canela, pasas, piñones y manzanas. Es perfecta para días de más frío porque los ingredientes se saltean y para ocasiones especiales. Además de esta, puedes incorporar la lombarda a otros platos tanto dulces como salados, más o menos elaborados. Añádelo tanto a ensaladas como a platos de pasta (como noodles) o a risottos (está delicioso si añades esta verdura y jamón picado). Tampoco falla como acompañamiento, bien de pescados como el salmonete (puedes añadir sésamo para dar ese toque crunchy) como carnes como el solomillo de pavo. ¿Lista para empezar a ser una adicta a esta verdura?
tracking