Revista Mía

Grasas que te ayudan a perder peso: qué son y dónde se encuentran

La idea de que las grasas se tienen que evitar a toda costa en la dieta quedó en el pasado. Eso sí, no cualquier tipo de grasa: las de tipo insaturado son las que te ayudarán a llevar una alimentación saludable e incluso serán tus aliadas para perder peso. Te contamos todo sobre ellas.

Las grasas no son tan malas como las pintan, y es que son muy necesarias para asegurar a nuestro cuerpo un aporte de energía suficiente para desempeñar correctamente nuestros quehaceres diarios. Claro que no todas las grasas son iguales, y no debemos consumir todas en las mismas cantidades. Te contamos por qué son beneficiosas las llamadas 'grasas buenas' y en qué alimentos está presente.

¿Cuáles son las grasas buenas?

Demonizar a las grasas es cosa del ayer porque bien elegidas, las grasas son clave en una dieta equilibrada y saludable. Empecemos por lo básico. Existen tres tipos de grasas, y son: insaturadas (aquí incluiríamos monoinsaturadas y poliinsaturadas), saturadas y grasas trans. Estas últimas son las menos recomendables y están presentes en los tan temidos ultraprocesados. El peligro con ellas reside en que incrementan los niveles de colesterol malo, además de disminuir los de colesterol bueno. Así que ya sabes, reduce al máximo el consumo de galletas comerciales, dulces varios, productos congelados y fritos.
Las grasas insaturadas, por el contrario, son muy beneficiosas para nuestro organismo. De hecho, se recomienda que estén presentes en nuestra dieta, ya que aportan energía a nuestro cuerpo y ayudan a subir los niveles de colesterol bueno. Están presentes en las semillas, frutos secos, aceite, algunos pescados...
Por su parte, las grasas saturadas son aquellas que por lo general, se solidifican cuando se enfrían. Están presentes en la mantequilla, los quesos y algunas carnes, es decir: abundan en los alimentos de origen animal. No son malas como tal (recomendamos no demonizar los alimentos en sí), sino que es importante moderar su consumo.
Al día, lo más recomendable es que una persona adulta consuma entre 50 y 80 gramos de grasas. Debes tener en cuenta que las grasas son la fuente de energía más potente, ya que nos aportan casi el doble de calorías por gramo que las proteínas o los hidratos de carbono.
La grasa desempeña funciones de vital importancia para nuestro organismo, tales como proteger nuestros órganos, equilibrar la producción hormonal, facilitar el transporte de las vitaminas... Por eso es necesario que esté presente de alguna manera en nuestro régimen alimenticio. No obstante, es importante consumirlas con moderación para que no se acumulen y esto se traduzca, entre otras cosas, en un aumento de peso.
Y semillas en general. Alimentos como los anacardos, las almendras, las nueces o las semillas de lino o chía contienen importantes cantidades de omega 3 (que entre otras cosas, ayuda a fortalecer las neuronas), fibra y proteínas de origen vegetal. Lo mejor es que puedes llevarlas siempre contigo para improvisar un snack saludable o añadirlas a tus ensaladas o recetas de repostería.

El pescado azul es considerado un alimento graso, y que además es rico en grasas poliinsaturadas. ¿Qué quiere decir esto? Que ayudan a incrementar los niveles de colesterol bueno y disminuir el malo. Al igual que los frutos secos, contienen altas cantidades de omega 3 y además son ricos en vitaminas A y D. Su aporte calórico no es demasiado elevado y además ayudan a regular la tensión arterial.
Entre los pescados azules destacan el atún, las anchoas, el salmón, la caballa, el pez espada... ¡Elige tu favorito y dale rienda suelta a tu creatividad en la cocina!

Además de ser uno de los pilares principales de la dieta mediterránea, contiene grasas monoinsaturadas que son consideradas grasas diéteticas y saludables. El aceite de oliva es un aceite vegetal con un bajo porcentaje de grasa, ya que contiene entre un 10% y un 15%. Puedes utilizarla (aunque es probable que ya lo hagas) tanto para cocinar como para aderezar tus platos, pero siempre sin excederse. ¡Recuerda que se trata de una grasa y por tanto es mejor no abusar de ella!

El aguacate es uno de los alimentos healthy por excelencia. No puede faltar en tostas, ensaladas, recetas de repostería (suele utilizarse como sustituto de la mantequilla)... La mayoría de grasas que contiene son monoinsaturadas, conteniendo unos 2 gramos por cada 100 de producto. También es beneficioso para nuestra salud cardiovascular y son ricos en antioxidantes y proteínas.

Etiquetas:

tracking