Revista Mía
5ad4b2205bafe82abce50189

Frikis de la cocina: horno de agua

Si eres todo un friki de la cocina, te recomendamos no perderte un detalle de este artículo. Hablamos de los hornos de agua, sus usos y sus principales características.

Los hornos de agua son los perfectos aliados para cocinar a baja temperatura y para cocinar al vacío alimentos al baño maría. Ayuda a controlar a la perfección los tiempos y la cocción de los alimentos, permitiendo conseguir resultados de auténtico chef. La cocina al vacío no es nueva, pero sí está en auge, ya que se trata de una forma de cocinar muy saludable y respetuosa con los nutrientes de los alimentos.
María Llamas, experta de Alambique, tienda de menaje y utensilios de cocina, nos cuenta qué es un horno de agua, cuáles son sus principales funciones y en qué debemos fijarnos a la hora de decantarnos por uno.

¿Cómo se utiliza un horno de agua?

El procedimiento para utilizar un horno de agua es sencillo: en primer lugar debemos llenarlo de agua hasta la marca que indica el nivel apropiado. El horno va a mantener el agua a una temperatura concreta y va moviéndola para que esa temperatura sea la misma todo el tiempo.
Ponemos los alimentos dentro del horno de agua para que se vayan cocinando lentamente sellados en una bolsa de vacío. Esto es algo que hay que tener en cuenta: este horno es para un cocinado lento de la comida.
El horno de agua nos permite hacer una cocción lenta de los alimentos, a menos de 100º, de esta manera la comida se hace con sus jugos y, al no subir la temperatura de los grados indicados, mantenemos las texturas de cada ingrediente.
El horno de agua es muy recomendable para cocinar carnes, aves y pescados, ya que con este proceso de cocinado no se rompen las fibras de las mismas, se conservan más sus texturas y quedan más tersos.
Además de los beneficios ya citados antes que obtenemos al cocinar con el horno de agua, hay que destacar que es un utensilio que no hace ruido, por lo que es perfecto para el uso doméstico.
Otra de sus grandes ventajas es que podemos dejar programado durante cuánto tiempo y a qué temperatura queremos que se cocine la comida y durante ese periodo podemos “desentendernos” del horno y estar haciendo otras cosas, ya que una vez finalizado el tiempo programado, se apaga automáticamente, por lo que no hay riesgo de pasarnos de cocción. Gracias a la tapa se evita la pérdida de calor, por lo que no es necesario contar con tapas o elementos adicionales para mantener el mismo.
Existen hornos de agua con mayor y menor capacidad de almacenaje de agua. Del que hablamos en este caso tiene una capacidad para unos 12 litros y medio de agua, suficiente para cocinar unas 8 raciones. En su interior hay una especie de rejilla que sirve para separar cada ración o porción de manera que se cocinen de forma uniforme y homogénea.
Debemos ser conscientes de que al cocinar los alimentos en el horno de agua, la textura resultante es la adecuada, pero solemos necesitar sellar el alimento por fuera para provocar la reacción de Maillard (reacciones químicas que se producen entre las proteínas y los azúcares de los alimentos al calentarlos) que dan el color tostado y textura crujiente que resultan más agradables en boca.
La cocina al vacío tiene un requerimiento: todo se suele envasar al vacío, por lo que son necesarias unas bolsas y una máquina de vacío.
¿Quieres saber más sobre el horno de agua y esta forma de cocinar? No te pierdas el vídeo en el que María Llamas nos cuenta todos los detalles.
tracking