Revista Mía

Mitos sobre la fruta que deberías dejar de creer

La fruta es uno de los alimentos más saludables, aunque existen muchos mitos (falsos) en torno a su consumo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de cinco piezas de fruta y verdura al día. La fruta es uno de los mejores alimentos para llevar una dieta saludable, pues aporta todo tipo de vitaminas y minerales, fibra y mucha agua. Su ingesta habitual está relacionada con la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y ciertos tipos de cáncer. Como ves, no hay motivos para no consumirla, aunque a día de hoy todavía circulan ciertos mitos que van contra su consumo. Desmontamos algunas de las creencias falsas más extendidas en torno a estos sanos alimentos.
Mito 1. La fruta engorda
 Este mito no puede ser más falso. La fruta no solo no engorda, sino que su consumo habitual puede ayudarnos a perder peso y se relaciona con un menor riesgo de obesidad. Este tipo de alimentos son de los menos calóricos, por lo que la afirmación de que la fruta engorda no tiene ningún sentido. Lo que puede llevarte a aumentar de peso no es tanto un alimento concreto como un mal patrón de alimentación sostenido en el tiempo.
Mito 2. El melón o la sandía son indigestos por la noche
 No hay ninguna base científica que apoye esta afirmación. Estas frutas se pueden consumir a cualquier hora del día sin temor a que nos vayan a sentar mal. De hecho, es más recomendable consumir una ración de sandía o melón (o cualquier otra fruta) por la noche que recurrir a alimentos más indigestos como la pizza o los embutidos. Eso sí, ten en cuenta que melón y sandía son muy diuréticos, por lo que te harán ir al baño más veces.
Mito 3. La fruta tiene mucho azúcar
 En esta ocasión, esta afirmación sí es cierta, pero con matices. La fruta contiene azúcar, pero es intrínseco, es decir, se encuentra de manera natural en el propio alimento. Este tipo de azúcar no se metaboliza de la misma manera que el azúcar libre o el azúcar añadido (los que añade la industria alimentaria a los ultraprocesados), con los que sí deberíamos tener cuidado. El azúcar añadido se relaciona con un mayor riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares y sobrepeso, mientras que el azúcar presente en la fruta viene con una gran cantidad de beneficios para la salud, pues en estos alimentos se encuentran presentes gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra.
Mito 4. Tomar un zumo es lo mismo que tomar la fruta entera
 Rotundamente falso. Al exprimir la fruta, se elimina gran parte de la pulpa y, con ella, la fibra. Es por ello que los zumos tienen una proporción de azúcar más alta que la fruta entera y cuentan como azúcares libres, cuya absorción en el cuerpo es más rápida. Como mínimo, se recomienda el consumo de tres piezas de fruta entera al día, mientras que los zumos pueden representar, como mucho, una de las tres raciones recomendadas o una adicional.
Mito 5. Comer mucha fruta puede producir diabetes
¡Para nada! De hecho, la fruta puede prevenir la aparición de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, gracias a su elevado contenido de vitaminas, minerales y fibra. Además, su bajo aporte de calorías la convierte en el alimento perfecto a la hora de combatir la obesidad y otras patologías como el síndrome metabólico. 
tracking