Revista Mía

¿El desayuno es la comida más importante del día?

Se suele decir que el desayuno es una de las comidas más importantes del día (o, incluso, la más importante). Pero, ¿qué hay de cierto en ello?

¿El desayuno es la comida más importante del día?

Siempre hemos escuchado: “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”, “no se puede empezar el día sin un buen desayuno”, “el desayuno es la comida más importante del día” … Pero, ¿cómo cuánta verdad hay en estas frases?
¿El desayuno es la comida más importante del día?

¿Qué hay de cierto cuando se dice que el desayuno es la comida más importante del día?Istock

Debido a la presión publicitaria y comercial ejercida, hemos pensado que el desayuno es la ingesta más especial. Sin embargo, es una de las creencias más extendidas y veremos ahora por qué.

¿El desayuno es la comida más importante del día?

Definitivamente no. El desayuno es una comida más que hacemos, no la más importante. No hay ningún dato que así lo justifique desde un punto de vista nutricional.
La palabra desayuno, significa “romper el ayuno”, haciendo referencia que se pone fin al ayuno de la noche, pero eso no implica que esa primera ingesta debamos hacerla tan pronto como nos levantemos ni que sea obligatoria.
Hay personas que se levantan con mucha hambre y sí que realizan esa ingesta. Sin embargo, hay otras personas que no notan el gusanillo de comer hasta más tarde, y no pasa absolutamente nada.

¿Si me salto el desayuno me ayuda a adelgazar?

Como todo en nutrición, depende. Si eres una persona que se levanta con mucho apetito y tratas de no desayunar para no ingerir calorías, llegarás a la comida con mucha más ansiedad y seguramente, acabes comiendo más cantidad de la habitual y harás peores elecciones alimentarias.
Por tanto, para no obtener el resultado contrario a lo que realmente queremos, será mejor que hagas una pequeña ingesta para no llegar con tanto apetito a la siguiente comida.
Muchas personas dudan de cuál es la frecuencia de ingesta óptima para lograr el objetivo que se proponen: 3 comidas, 5 comidas, 2 comidas… La realidad es que un mayor o menor número de comidas no está asociado a la mejora de peso, porque lo que importa es que, si ingerimos más calorías de las necesarias, tendremos un superávit y ganaremos peso.

¿Cómo debería ser un desayuno?

Lo que tenemos que entender es que no existe el “desayuno perfecto”. Hemos escuchado muchas veces que lo mejor es desayunar cereales, leche y fruta. Pero la realidad es que no hay una combinación ideal y que nuestras elecciones pueden variar dependiendo de lo que nos apetezca esa mañana (igual que ocurre con la comida, merienda o cena).
Desde un punto de vista nutricional, podríamos desayunar lo que nos apeteciera, ya que un desayuno saludable es aquel que comes porque te gusta y te satisface a nivel físico y mental. Siempre y cuando fuese coherente con el resto de nuestras ingestas.
Desayuno nutritivo

Lo mejor es que el desayuno sea lo más nutritivo y saludable posible.Istock

Siempre se ha dicho que el desayuno es muy importante para empezar bien el día y nuestro rendimiento. Si fuese así, tendríamos que priorizar que fuese lo más saludable posible y hacer elecciones más nutritivas, como: fruta, frutos secos, aceite de oliva virgen extra, pan integral… y no optar por los desayunos ricos en: bollería, cereales azucarados, galletas, zumos industriales…

Ideas para un desayuno saludable

Te proponemos unas ideas diferentes al típico desayuno para empezar a darle la vuelta:
  • Tostada con pan integral que puede combinarse con: queso fresco, tomate triturado, aceite de oliva virgen extra, aguacate, crema de frutos secos, jamón serrano…
  • La avena, puede consumirse de muchas maneras y además es un alimento que aporta mucha fibra y nos sacia. Puedes encontrar muchas recetas en internet: Porridge caliente o frío, muesli casero de avena, galletas de avena…
  • Los yogures naturales sin azúcar pueden combinarse con: cereales sin azúcares, muesli de avena, frutos secos, canela, cacao en polvo, fruta…
  • La fruta siempre es una buena opción para que esté presente en nuestro desayuno, pero mejor entera: en zumo perdemos la mayoría de la fibra que contiene la pieza de fruta  
Tenemos que tratar de dejar a un lado el desayuno convencional al que estamos acostumbrados y evitar ingerir todos los días bollería, cereales azucarados, zumos industriales… e intentar que sea lo más saludable posible, tal como deberíamos hacer con el resto de comidas.
Y recuerda que puedes desayunar al despertar o más tarde, realmente cuando tengas apetito, no te fuerces ni lo hagas por costumbre.
tracking