Revista Mía

¿Qué diferencias hay entre una magdalena y un 'muffin'?

A menudo las confundimos, pero magdalenas y 'muffins' tienen ciertas particularidades que permiten diferenciarlas.

Confundir magdalenas y 'muffins' es algo bastante común. Si bien ambos dulces son bastante parecidos, cada uno tiene ciertas particularidades. Comparten ingredientes básicos (harina, huevos, mantequilla, azúcar y levadura), pero las proporciones de cada uno de ellos en estas dos elaboraciones son algo distintas. Por ejemplo, los 'muffins' llevan más cantidad de mantequilla y menos levadura y azúcar.
Los dos son dulces, tiernos y suelen venir en unos pequeños moldes de papel. Además, son los perfectos aliados de nuestros desayunos o meriendas más dulces.  Para saber exactamente qué estamos llevándolos a la boca,  vamos a establecer las particularidades de cada uno. 
  • Las magdalenas tienen su origen en las madeleines francesas, receta que conocimos gracias a los peregrinos que cruzaban la Península haciendo el Camino de Santiago. Por su parte, la receta de los 'muffins' es de origen anglosajón,  aunque hace ya mucho tiempo que comenzamos a verlos en nuestras pastelerías.
  • Podríamos clasificar los 'muffins' en dos tipos: los americanos, que son los que nos resultan más familiares, y los ingleses, cuyo aspecto es similar a un panecillo y se sirven partidos a la mitad.
  • Magdalenas y 'muffins' pueden diferenciarse por su tamaño. Las primeras son más pequeñas (la receta tradicional establece que su peso es entre 75 y 90 gramos), mientras que los 'muffins' pesan entre 160 y 185 gramos.
  • Las magdalenas se elaboran con aceite de oliva o de girasol, mientras que para  los 'muffins' se utiliza sobre todo mantequilla.
  • Uno de los principales atractivos de los 'muffins' es que son increíblemente versátiles, pudiendo añadir infinidad de ingredientes: fruta fresca, frutos secos, copos de avena, yogur... incluso ingredientes salados. Además, los 'muffins' pueden rellenarse como sucede en esta deliciosa  receta de 'muffins' con salmón ahumado, aunque también pueden hacerse 'muffins' a los cuatro quesos.  Sin embargo, cuando hacemos magdalenas no solemos rellenarlas y siempre son dulces.
  • El perfecto 'muffin' es húmedo y sedoso, mientras que las magdalenas se caracterizan por ser algo más secas. 
  • Las magdalenas se baten más, dando como resultado un dulce mucho mas esponjoso, gracias a la levadura. Este ingrediente da lugar a la formación del llamado copete y a las burbujitas del interior. Si quieres asegurarte de que suban a la altura óptima, un truco a la hora de preparar magdalenas en casa es refrigerarlas un día antes. El 'muffin' se hornea a una temperatura más baja, por lo que no se forma copete y su forma final es más chata y similar a la de un hongo.
  • En cuanto a la decoración, las magdalenas no suelen llevar (como mucho, un poco de azúcar o pepitas de chocolate en la parte superior). Los 'muffins' sí lo hacen en algunas ocasiones, pero es más sutil en comparación a la de los 'cupcakes'.
  • El último punto tiene que ver con la gente que compra cada producto. Las magdalenas suelen ser para gente más tradicional, normalmente para desayunar, mientras que los muffins los pide gente joven: suelen compartirlo y lo toman a cualquier hora: desayuno, media mañana, merienda…

Etiquetas:

tracking