Revista Mía

Salud

Tomar vinagre en ayunas no tiene beneficios para la salud y puede ser perjudicial

En los últimos años se ha puesto de moda tomar vinagre en ayunas porque se dice que “es adelgazante, depurativo y mejora la salud”, pero lo cierto es que no aporta beneficios significativos y un consumo habitual o excesivo puede ser perjudicial.

Tomar vinagre en ayunas

En España más de la mitad de la población adulta tiene exceso de peso, es decir, sobrepeso u obesidad. Esto tiene importancia desde el punto de vista de la salud, porque aumenta el riesgo de sufrir ciertas enfermedades, como diabetes tipo 2 o enfermedades cardiovasculares. Pero además tiene importancia desde el punto de vista psicológico. Y es que los cánones de belleza de nuestra sociedad proponen cuerpos delgados y esbeltos, que por cierto en muchos casos son incluso irreales y obedecen más al dictado del retoque digital que a la mano de la naturaleza.
Vinagre en ayunas

Aunque se afirma lo contrario, beber vinagre en ayunas no aporta beneficiosIstock

La cuestión es que muchas de las personas que tienen exceso de peso no están a gusto con su cuerpo y en su intento de adelgazar para tratar de alcanzar esos cánones, pasan por un camino de sufrimiento, que va desde sentir frustración hasta padecer trastornos psicológicos serios, como, por ejemplo, trastornos de la conducta alimentaria.

¿La solución está en el vinagre?

En su desesperación para tratar de adelgazar, muchas personas se aferran a determinados “remedios milagrosos”, es decir, a alimentos o sustancias que prometen adelgazar de forma relativamente rápida y sencilla. Podemos encontrar infinidad de ejemplos que se ponen de moda cada cierto tiempo: píldoras de alcachofa, batidos “detox”, bayas de goji, infusiones de té verde, jengibre y un larguísimo etcétera. 
Uno de los supuestos remedios que más de moda se han puesto últimamente es el vinagre. Desde hace un tiempo podemos encontrar, sobre todo en internet, infinidad de publicaciones que proponen tomar una cucharada de vinagre de manzana en ayunas para adelgazar y para mejorar la salud fácilmente. Tan sencillo como eso… supuestamente, claro.
Curiosamente, eso de tomar vinagre para tratar de adelgazar no es nada nuevo, ni mucho menos. En algunos artículos periodísticos del siglo XIX ya se hablaba de “la dieta del vinagre” y se advertía de lo peligroso que era su abuso, “hasta el punto de llegar a provocar la muerte”.

¿Cómo se obtiene el vinagre y cuál es su composición?

En España se consumen sobre todo dos tipos de vinagre: de vino o de manzana. El proceso de obtención de ambos es básicamente el mismo: se prensan uvas o manzanas para obtener mosto y este se somete a una fermentación (llevada a cabo sobre todo por levaduras) para obtener vino o sidra, respectivamente. Estas bebidas alcohólicas se someten a su vez a una nueva fermentación (llevada a cabo sobre todo por bacterias acéticas) y así se obtiene el vinagre correspondiente: de vino o de sidra, según el caso.
Esto explica la composición del vinagre, que está constituida básicamente por ácido acético. Es decir, a grandes rasgos, el vinagre es ácido acético diluido (aunque obviamente tiene muchos otros compuestos, por ejemplo, responsables del aroma, del sabor, etc.).

¿Es efectivo para adelgazar?

Aunque “la dieta del vinagre” pueda ser una idea peregrina que se le ocurrió a alguien hace siglos, ha suscitado interés científico. Y es que lo mejor para tratar de saber si un remedio es efectivo o no, es someterlo a una evaluación científica. Por eso en los últimos años se han llevado algunos estudios con la intención de dilucidar si el vinagre tiene utilidad en estos aspectos. Algunos se llevaron a cabo con humanos y otros con animales, pero en ninguno de ellos se apreciaron cambios realmente significativos. Es decir, el vinagre no fue efectivo para lograr una pérdida de peso significativa
A pesar de ello, hay personas que deciden seguir tomando a diario una o dos cucharadas de vinagre en ayunas “por si acaso” y “porque mal no me va a hacer”. Es decir, están convencidas de que aporta beneficios y no tiene inconvenientes. Pero en realidad, además de no tener efectividad, puede tener efectos adversos, dado que, al ser tan ácido, puede irritar la mucosa del tracto intestinal (sobre todo del esófago) y dañar el esmalte de nuestros dientes, especialmente cuando abusamos de su consumo y cuando lo tomamos en ayunas (un consumo normal, por ejemplo, para aliñar una ensalada no debe preocuparnos).
Vinagre y ayunas

Remedios como estos pueden ser peligrosos para la saludIstock

Entonces ¿cuál es la solución?

Como podemos imaginar, no hay remedios milagrosos para adelgazar. No hay alimentos o suplementos alimenticios que por sí solos consigan una pérdida de peso de forma saludable, significativa y efectiva.
La solución pasa, en primer lugar, por no obsesionarse con el aspecto físico ni con los kilos y por comprender que el sobrepeso y la obesidad son una cuestión de salud (física y psicológica). El objetivo debe ser tratar de adquirir unos hábitos saludables y mantenerlos a lo largo del tiempo: evitar el alcohol y el tabaco, practicar ejercicio físico de forma habitual y seguir una dieta saludable. La pérdida de peso será una consecuencia derivada de todo ello.
Evidentemente esto es muy fácil de decir, pero a menudo es muy difícil llevarlo a la práctica, así que en muchos casos es posible que necesitemos pedir ayuda a un profesional sanitario, como un dietista-nutricionista, que es el profesional de referencia en estos casos.
tracking