Revista Mía

Las reglas de oro para un picoteo saludable

No siempre es fácil resistir la tentación de picar entre horas, pero podemos hacer que este picoteo sea sano y ligero poniendo en práctica unos trucos muy sencillos.

Uno de los factores que más se achacan a los kilos de más es la costumbre de picar entre horas. Ir a la máquina de vending de la oficina cuando aprieta el hambre es una mala costumbre que no solo pone en riesgo nuestra salud, sino que también nos puede hacer ganar peso. Solo hay que echar un vistazo a lo que contienen estas máquinas para comprobarlo: patatas fritas, chocolatinas, golosinas, frutos secos fritos... ni rastro de un alimento saludable. 
Lo reconocemos: resistir la tentación de saciar el apetito con alguno de estos productos ultraprocesados es complicado... ¡son tan apetecibles! Sabiendo esto, te traemos unos consejos para evitar recurrir a estas máquinas y saciar estos ataques de hambre de manera saludable. 

Cómo picar entre horas de manera saludable

  • Dos tentempiés al día. Para mantener a raya el hambre, los nutricionistas recomiendan reducir el picoteo a dos momentos al día: a media mañana y a media tarde. De este modo, llegarás con menos hambre a la comida y a la cena.
  • Ficha los reemplazos saludables para sustituir a los ultraprocesados. Las patatas fritas de bolsa pueden ser muy apetecibles, pero desde luego no son nada saludables. ¿La buena noticia? Hay alternativas sanas y ligeras con las que despedirte de este calórico snack no te costará nada. Chips de verdura, pepinillos en vinagre o garbanzos tostados son algunos de los aperitivos crujientes que puedes llevarte al trabajo y que no arruinarán tu dieta.
  • La cantidad sí importa. Tan importantes son los alimentos que elegimos para picotear como la cantidad que consumimos de los mismos. Sucede con los frutos secos, un alimento muy saludable pero que en cantidades excesivas puede notarse en la báscula. La recomendación de los expertos es no tomar más de un puñado diario y, por supuesto, optar por su versión al natural.
  • Apuesta por alimentos saciantes y nutritivos que prolonguen la sensación de saciedad. Un puñadito de almendras,  un yogur con frutas, hummus con crudités, una tosta de salmón o un plátano con mantequilla de cacahuete son buenas opciones. Cualquier fruta es buena opción siempre que optemos por su versión fresca y entera, pero la piña es especialmente recomendable en estos casos ya que se considera supresora del apetito. Los arándanos también son muy recomendables, dado su elevado contenido en antioxidantes y su bajo aporte de calorías. 
  • Lleva siempre un 'snack' en el bolso. Si pasas muchas horas fuera de casa, es recomendable que lleves contigo un 'snack' saludable para esos momentos en los que aprieta el hambre. De lo contrario, lo más probable es que acabes acudiendo a la máquina de vending en busca de un ultraprocesado. Fruta cortada, unos chips de verduras al horno, un yogur con copos de avena o un mibocadillo integral te salvarán de un apuro en caso de que necesites matar el gusanillo.
  • De beber, siempre agua. Los refrescos con los que a veces acompañamos el aperitivo suelen contener mucho azúcar y calorías vacías, por lo que mejor dejarlos para ocasiones puntuales. En su lugar, puedes recurrir a aguas de sabores caseras con tus frutas favoritas.
tracking