Revista Mía

Miel, el ingrediente clave para endulzar

Aprovecha todos los beneficios de uno de los mejores ingredientes naturales que debes incluir en la dieta.

La miel es un alimento 100% natural que proviene del néctar de diferentes especias florales y que tras ser recolectado y procesado por las abejas, se transforma en este ingrediente indispensable en nuestra despensa.
Además de sus innumerables beneficios para la salud, la miel es un ingrediente tan versátil en la cocina que podrás utilizarla en platos tanto dulces como salados. Más allá de las clásicas berenjenas con miel, estas chirivías al horno con miel son un aperitivo de lo más apetecible para el invierno.  Y si realmente quieres preparar algo muy especial, esta receta de codornices lacadas con miel dejará boquiabiertos a tus invitados.
La miel como tratamientos de belleza y salud
Además de que puede utilizarse como alimento, la miel es de gran eficacia en tratamientos de belleza así como en tratamientos en lo que a la salud se refiere. Toma nota de estas recetas de remedios caseros para beneficiarte de todas sus propiedades:
1. Alimenta tu cabello: Si quieres un cabello brillante, sedoso y saludable, nada mejor que aplicar ingredientes naturales que lo hidrate y fortalezca. Una receta infalible es el plátano con miel. Así es como debes hacerlo: Tritura un plátano y mézclalo con 1 cucharada de miel, aplica la crema desde la mitad hasta las puntas, y deja reposar 20 
min antes de aclarar con abundante agua tibia.
2. Mascarilla facial: ¿Una piel lisa y sedosa? Toma nota de este remedio casero infalible para conseguirla: Mezcla 3 cucharadas de miel con 2 cucharaditas de canela en polvo y 1 cucharada de yogur natural. Mezcla bien con ayuda de unas varillas hasta que consigas una crema. Consérvala 5 minutos en la nevera antes de aplicar sobre el rostro y dejar actuar 15 min. Pasado el tiempo, aclara el rostro con agua tibia y seca de inmediato.
3. Alivia la tos: Nada mejor para los procesos catarrales que los remedios caseros a base de ingredientes naturales. En este caso, las infusiones son un buen ejemplo de ello, y desde mia te proponemos una muy sencilla pero eficaz al mismo tiempo: Necesitarás el zumo de medio limón, un poco de jengibre fresco pelado y troceado, y 250 ml de agua. Llévalo a ebullición, aparta del fuego y añade 1 cucharada de miel. Deja reposar 5 minutos y tómala calentita.
tracking