Revista Mía

Alimentación

¿Cómo la alimentación puede mejorar en la concentración y memoria?

Seguir una alimentación adecuada puede ser muy útil a la hora de tener un mejor desempeño cerebral, y facilitar una mayor concentración y memoria.

¿Cómo la alimentación puede mejorar en la concentración y memoria?

La alimentación adecuada puede ser muy beneficiosa para la salud cerebral.Istock

¿Quién no ha escuchado alguna vez “somos lo que comemos”? Cuánta razón relativa hay en este dicho, ya que el qué comemos, cómo lo comemos, qué nutrientes ingerimos, en qué frecuencia... pueden determinar la salud de una persona.
Y es que numerosos estudios han concluido que la malnutrición y la desnutrición están asociadas a alteraciones cerebrales, por lo que se podría decir que el cerebro se ve influenciado por lo que comemos. De ahí que sea tan importante llevar una alimentación óptima para tener un cerebro sano.

¿Qué es un cerebro saludable y para qué sirve?

Aunque el cerebro represente solo el 2% del peso corporal, consume hasta un 20% de la energía que le damos a nuestro cuerpo. Además, es un órgano que no tiene reservas propias de energía, por lo que depende exclusivamente de los nutrientes que recibe a través de la sangre.
Con la edad, el cerebro sufre los efectos del envejecimiento como el resto del organismo, y se aumenta la probabilidad de padecer enfermedades como Alzheimer, enfermedades cerebrovasculares... pero la probabilidad de sufrir dichas enfermedades que afectan al funcionamiento cerebral se ven disminuidas cuando cuidamos del cerebro y lo mantenemos sano.
Uno de los puntos más influyentes en la mantención de un cerebro saludable, es la manera en la que nos alimentamos. Se ha visto que una dieta rica en fruta, verdura, cereales de grano entero, legumbres y pescado, pueden proteger al cerebro. Mientras que, una dieta estilo occidental, rica en grasas saturadas, trans, azúcares refinados y sal, está asociada a un aumento del riesgo de presentar deterioro cognitivo.
Por tanto, estos son algunos de los nutrientes a los que hay que prestar especial atención si queremos mejorar nuestra cerebro, y por ende, nuestra memoria y estado de concentración:

Omega 3

Los omega 3 están dentro del grupo de las grasas poliinsaturadas y son esenciales, lo que quiere decir que nuestro organismo no es capaz de producirlo por sí solo y que lo tenemos que ingerir a través de la dieta.
Un consumo frecuente y suficiente de omega 3, principalmente DHA (ácido docosahexaenoico), contribuye a una buena salud cerebral. Podemos encontrar el DHA de manera natural en pescados grasos (salmón, sardina, atún...). Los frutos secos (nueces, almendras) y aceites vegetales (aceite de canola, de oliva) no son fuente de DHA, pero sí lo son de su precursor más importante, por lo que en el organismo se convierte a DHA.
Frutos secos

Los frutos secos son muy ricos para el cerebro.Istock

Antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias que tienen efectos positivos para la salud porque son un mecanismo de defensa que interactúa con los radicales libres y los neutralizan.
El cuerpo es capaz de sintetizar antioxidantes, pero a veces no es suficiente, por lo que es importante consumirlos a través de la dieta. Los podemos encontrar en las frutas cítricas, en las verduras, en los frutos secos, en aceites...

Aminoácidos: triptófano y tirosina

Estos aminoácidos están estrechamente relacionados con el incremento de alerta mental, así como en una mejora de la memoria.
Además, intervienen en la formación de dos importantes neurotransmisores como: la serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad, y la dopamina, también conocida como la hormona del placer.
Estos aminoácidos los podemos encontrar en: leche, plátano, avena, huevos, frutos secos...

Vitaminas del grupo B

El ácido fólico, la vitamina B12 y la vitamina B6 trabajan conjuntamente para disminuir los niveles de homocisteína en sangre. Esto es importante porque cuando sus valores están aumentados, se considera un factor de riesgo vascular.
Además, desempeñan un papel importante en la producción de sustancias químicas en el cerebro que afectan al estado anímico y a la memoria. Las podemos encontrar en: cereales integrales, pollo, huevo...

Cafeína

La cafeína es una molécula que está presente en el café, en algunos tipos de té y en las bebidas energéticas. Tiene efectos favorables en áreas cognitivas como la atención, la memoria, la velocidad de procesamiento... por lo que influye positivamente en la memoria y concentración.
Asimismo, no podemos olvidarnos que existen otro tipo de factores importantes a tener en cuenta para gozar de un cerebro saludable:
  • Tener una alimentación variada, equilibrada y saludable
  • Realizar ejercicio físico de intensidad moderada al menos 45 minutos 3-4 veces por semana
  • Disminuir las situaciones de estrés y gestionar mejor las emociones
  • Tener una vida social activa
  • Tratar de mantener dentro del rango saludable los parámetros de salud: diabetes, colesterol, presión arterial...
  •  Hacer ejercicios para mantener la mente en forma a través de estímulos novedosos y desafiantes
  • Mantener una buena higiene de sueño y tener un descanso óptimo
  • Hidratación suficiente para mantener el correcto funcionamiento de las funciones del organismo
Aunque no haya una fórmula mágica, estas son algunas de las recomendaciones generales a seguir si quieres mantener un cerebro saludable.
tracking