Revista Mía

10 motivos por los que deberías comer legumbres

Te contamos las principales bondades de las legumbres para que te animes a consumirlas más a menudo.

Las legumbres son uno de esos alimentos que nunca deberían faltar en la cocina. Hay muchísimos motivos por los que añadirlas a nuestra dieta: son nutritivas, saciantes, aportan energía y admiten mezclas variadas. A pesar de todo lo anterior, muchos de nosotros no consumimos legumbres tanto como deberíamos. Bien, pues es momento de darles el protagonismo que merecen en nuestros menús. Después de descubrir todo lo que tienen que ofrecer, te animarás a preparar más platos con ellas.
Cuando hablamos de legumbres, nos referimos a la semilla de las leguminosas que crece en su interior. A día de hoy, las más consumidas son las judías blancas, los garbanzos, las lentejas y la soja, entre otras.
En torno a las legumbres existen un montón de mitos. Uno de los más extendidos es que engordan, algo que la ciencia ya se ha encargado de desmentir en muchas ocasiones. Y es que aunque lo asociamos a platos grasientos y contundentes, realmente no tiene por qué ser así y existen un montón de recetas saludables y ligeras con legumbres. 
También solemos pensar que su consumo se limita a los meses de otoño e invierno, pero lo cierto es que pueden protagonizar platos refrescantes como deliciosas ensaladas. 
 A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber sobre este sano alimento. 
  1. Son ricas en fibra. Por ello, ayudan a mantener la salud digestiva y a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  2. Son una buena fuente de proteína vegetal. Si bien hay algunas legumbres cuya proteína es completa (es el caso de los garbanzos,  la soja o algunas variedades de alubias), otras no son completas del todo. Esto último sucede con las lentejas, por ejemplo. La buena noticia es que con una dieta variada podemos completar el aporte de proteína que necesitamos.
  3. Son bajas en grasas, con un contenido prácticamente nulo en grasas saturadas. Por ser alimentos vegetales, también son libres de colesterol, por lo que reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  4. Aportan hierro, evitando la anemia. Para mejorar la absorción de este nutriente, se recomienda combinarlos con alimentos ricos en vitamina C. Entre estos últimos se encuentran los cítricos, brócoli, tomate o fresas.
  5. Son ricas en potasio. Lentejas y garbanzos son de las legumbres que más potasio aportan, convirtiéndose en alimentos perfectos para cuidar la salud del corazón,  el sistema digestivo y los músculos.
  6. Tienen un bajo índice glucémico, por lo que controlan el azúcar en sangre. Por ello, son un alimento clave tanto para las personas con diabetes como para las que buscan perder peso.
  7. Son aptas para celíacos, pues en su estado natural no contienen gluten.
  8. Son bajas en sodio. Este macromineral está relacionado con la hipertensión, por lo que las legumbres, al no contenerlo, son ideales para controlar este problema. 
  9. Aportan folato, un tipo de vitamina B cuya presencia en el organismo es muy importante en el embarazo para prevenir anomalías en el feto.
  10. Son muy versátiles en la cocina. Combinan prácticamente con cualquier alimento: quedan perfectas en guisos con verduras, con carne en el tradicional plato de legumbres e incluso con pescados y mariscos (¿has probado los garbanzos con bacalao?).
tracking