Revista Mía

6 cosas que no deberías decirle a una persona vegana

Hay veganos, con razón, que están un poco cansados de escuchar según qué comentarios. Algunos, como estos seis, son recurrentes.

Hay que reconocer, si tienes los ojos y los oídos bien abiertos a lo que ocurre a tu alrededor, que todavía son demasiadas las personas que menosprecian o critican a otras por su decisión ética de alimentarse exclusivamente de ingredientes de origien vegetal.
Los veganos, como otros tantos colectivos bajo la lupa, tienen derecho a estar un poquito candados de determinados comentarios que tienen que escuchar de manera recurrente. Y a estos comentarios les ha dado voz, y los ha respondido de manera educada, la creadora de contenidos @soyvegana_jenny, que pone los puntos sobre las íes para intentar hacer entender a aquella parte de la población que todavía no es capaz de procesarlo, que el veganismo no tiene que ver con una cuestión culinaria, sino ética.

Estos son, según Jenny Rodríguez, las 6 afirmaciones, que tienen que ver mucho con los prejuicios, que no podemos decir a una persona vegana quienes nos alimentemos con una dieta no restrictiva:

“Por un día no pasa nada”

Es una de las frases que más escuchan las personas vegetarianas y, sobre todo, las veganas. Jenny Rodriguez la desmonta rápido: “Seguramente pienses que el veganismo es una dieta para adelgazar, pero se trata de una postura ética que se posiciona en contra del maltrato animal”, dice. “Se trata de algo mucho más complejo que ‘comer verduras’”, añade. Y por eso no es una decisión que se toma a la ligera, ni que se rompe un día de vez en cuando.

“Venga vaaaa, que no lo cuento a nadie"

 La segunda afirmación que no deberías decirle a una persona vegana es esta frase que se suele escuchar medio en broma, medio en serio, más de la cuenta. “No lo hago por la opinión de los demás personas. De hecho, aguantar las opiniones a veces es lo más difícil de ser vegano”, reflexiona Jenny Rodríguez.

“Prueba esto y verás como se te pasa la tontería”

Otra afirmación con la que faltamos el respeto a las personas veganas a menudo es cuando calificamos su decisión de “tontería” o similar. Jenny Rodríguez, como persona vegana, tiene algo que decir a estas personas: “La inmensa mayoría que es vegana no lo es desde siempre, ha comido carne antes —esto está empezando a cambiar porque crece el número de niños que siguen dietas vegetarianas y veganas— durante muchos años de su vida. Y aún conociendo sus sabores y texturas han dejado de consumirlas. Quizá hasta les encanta el sabor, o les gusta simplemente, y deciden no hacerlo. Por ética”, expone.

“Os creéis superiores”

La cuarta afirmación que desmonta la creadora de contenidos vegana es esa supuesta superioridad de la que se acusa a muchas personas veganas por el simple hecho de serlo. “En el veganismo hay personas de todo tipo, como en todos los colectivos. Pero el hecho de ser vegano nace de la premisa de que no eres superior a nadie. Y por lo tanto, miras a los animales desde la horizontalidad y actúas en consecuencia”, dice.

“Comer carne vegetal siendo vegana es hipócrita”

Jenny Rodríguez explica que el hecho de ser vegano no implica que no te guste el sabor de la carne. Por ello, “consumir carnes vegetales no te hace incoherente”, de manera que pierde todo el sentido del mundo, y puede ofender, que se acuse a un vegano de hipócrita por tomar alternativas vegetales inspiradas en alimentos de origen animal. “Son fuentes con mismas texturas y sabores pero con distinto origen, lo cual resuelve lo que nos preocupa, la cuestión animal”, sentencia.

“Si no comemos carne habría superpoblación animal”

Jenny Rodríguez recuerda que la mayoría de la carne que se consume “proviene de animales expresamente criados para ello”. Explica que el deseo de dejar de comer viene “precisamente por el deseo de dejar de que se críen estos animales”, concluye. 

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

tracking