Revista Mía

Bebidas

Qué es mejor tomar: ¿zumo, fruta o smoothie?

La fruta es uno de los grupos alimentarios más saludables que existen y no debe faltar en nuestra alimentación si queremos llevar un dieta equilibrada, variada y saludable. Pero, ¿es una buena idea tomarla en forma de zumo o smoothie?

Qué es mejor tomar: ¿zumo, fruta o smoothie? (Laura Villanueva)
Introducir en nuestro día a día la fruta y tener un consumo suficiente de esta, está más que recomendado, ya que forma parte de una mejora en la salud mental, mejora en la salud cardiovascular, menor riesgo de cáncer, menor riesgo de obesidad, menor riesgo de diabetes... Por ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de, por lo menos, 400 g de frutas y verduras al día, lo que equivale a unas cinco porciones.
Aunque la cantidad óptima dependerá de varios factores como la edad, el sexo, el contexto, el nivel de actividad física...
Qué es mejor tomar: ¿zumo, fruta o smoothie?

La fruta entera es siempre una de las mejores opciones.Istock

Existen diversas creencias en torno a la fruta, y una de las dudas más extendidas es en la que nos vamos a centrar en este artículo: ¿es igual de saludable consumir un zumo, smoothie o una fruta?
Antes de contestar a esta pregunta, vamos a explicar brevemente qué diferencias existen entre los azúcares libres y los azúcares intrínsecos de los alimentos:

¿Qué son los azúcares intrínsecos?

Los azúcares intrínsecos, sin embargo, son azúcares que forman parte de manera natural de la composición de los alimentos. Es decir, se encuentran dentro de las estructuras de las células del alimento.
Este tipo de azúcar lo podemos encontrar naturalmente en frutas, algunas verduras... y, a diferencia del azúcar libre, no supone una preocupación para la salud de una persona.

¿Qué son los azúcares libres?

Los azúcares libres son todos los azúcares agregados como extra a los alimentos o bebidas por los fabricantes, cocineros y consumidores. También podemos encontrar estos azúcares libres de forma natural en la miel, los jarabes y los jugos de frutas naturales y concentrados.
Este tipo de azúcar libre es el que mayor preocupación genera, ya que su consumo excesivo está relacionado con diversas enfermedades que pueden poner en riesgo la salud de una persona.
Por ejemplo, cuando consumimos un zumo de fruta, al exprimirla, se rompe la estructura de las células de la fruta y los azúcares naturalmente presentes se quedan libres.
Ahora que hemos visto las diferencias principales entre el azúcar intrínseco y el azúcar libre, podemos exponer las diferencias entre un zumo, un Smoothie y una fruta:

1. Zumo

Muchos de nosotros consumimos zumo, porque es una manera muy fácil de incorproarlo a nuestra dieta. Pero un zumo de frutas nunca puede equivaler a una pieza de fruta fresca, porque no tienen el mismo valor nutricional.
En un zumo nos encontramos con una cantidad elevada de azúcares libres, porque a la hora de procesar la fruta, los azúcares de la fruta han salido de la célula y ya no están intrínsecos. Además, cuando hacemos zumo, la fibra que contiene la fruta desaparece casi por completo.
Tomando zumo

Los zumos son opciones rápidas, pero no muy adecuadas.Istock

2. Smoothie

Los smoothies normalmente se hacen con una licuadora en lugar de un exprimidor, por tanto, se mantiene más la composición nutricional de las frutas.
Contiene más cantidad de fibra que el zumo, y eso hace más interesante su ingesta. Además, para su preparación se suelen utilizar otros ingredientes como: agua, bebida vegetal, leche, agua de coco, yogures... por lo que esto hace que tenga más volumen y nos sacie durante más tiempo.

3. Fruta entera

Consumir la fruta entera, requiere una implicación mayor en la digestión y por tanto, nos mantiene saciados durante mucho más tiempo. Por eso, la fruta entera siempre será la mejor opción que podemos elegir, ya que contiene en su totalidad todos los beneficios que nos aporta este alimento: vitaminas, minerales, fibra, azúcar intrínseco...
Conociendo estos datos, lo más recomendable sería como primera opción consumir la fruta entera, después el Smoothie y como última opción el zumo.
De todas formas, tanto el smoothie como el zumo, resultan útiles a la hora de complementar nuestra dieta y pueden ser una opción interesante a incorporar en caso de no gustar la fruta fresca.
Simplemente hay que tener en cuenta que los zumos contienen las vitaminas y minerales de la fruta fresca en sí, pero que al no contener fibra y tener azúcares libres, el impacto en nuestro organismo no es el mismo y son absorbidos más fácilmente, y por tanto, no nos saciarán de igual manera.
tracking