Revista Mía

Navidad

¿Cuál es el mejor turrón?

Elegir turrón es cada vez más difícil porque cada vez hay más variedades en el mercado. A las versiones tradicionales de este popular alimento se han sumado en las últimas décadas muchas otras de diferentes tipos: de chocolate, de nata, de crema catalana… y hasta de patatas fritas. ¿En qué debemos fijarnos para comprar turrón?

¿Cuál es el mejor turrón? (Miguel Angel Lurueña)
Hace unas décadas lo teníamos relativamente fácil para elegir turrón. A primera vista, parecía que solo había dos grandes tipos, el turrón blando y el duro, junto con unos pocos más, como el de chocolate o el de yema. Pero en los últimos años la variedad de turrones es tan grande que a veces parece que lo único que tienen en común es la forma y el tamaño. Con este panorama, hacer una elección se complica, así que lo que solemos hacer es prestar atención al precio y a las imágenes y las palabras que se destacan en el envase, pero eso no es suficiente para hacer una buena elección.
Pero para poder elegir de manera verdaderamente consciente lo que queremos comprar, deberíamos tener en cuenta algunas cuestiones básicas que podemos consultar en el etiquetado.
¿Cuál es el mejor turrón?

Si te encanta el turrón, estas son las claves para escoger la mejor opción.Istock

¿Qué es el turrón?

Lo primero que habría que aclarar es qué se entiende por turrón, porque con tal variedad, parece que se pudiera vender con este nombre cualquier preparado azucarado con forma rectangular. Pero no es así.
Como sabemos, las variedades tradicionales se caracterizan por estar elaboradas a partir de la cocción de miel o azúcares a los que se incorporan almendras (también se puede añadir clara de huevo). El resto de los turrones, los que podríamos llamar “turrones fantasía”, se conocen legalmente como “turrones diversos” y se diferencian de los anteriores en que aquí las almendras pueden ser sustituidas por otros ingredientes permitidos por la legislación, como chocolate, yema de huevo, cacahuete, praliné (que es una pasta formada por una mezcla de almendra o avellana confitada en azúcar caramelizado), etc. Es decir, si un producto no cumple estos requisitos no se puede comercializar con el nombre de ”turrón”.

Eligiendo turrones

Si nos decidimos por un turrón clásico, como el duro o el blando, debemos saber que existen diferentes calidades, según su contenido mínimo de almendra. Es algo en lo que no solemos fijarnos, pero viene indicado en los envases y determina las características del producto. Así, podemos encontrar cuatro calidades:
  • Suprema: si el turrón es blando, debe contener al menos un 54% de almendras, mientras que si es duro, el porcentaje mínimo es del 60%
  • Extra: para el blando, el porcentaje mínimo de almendras es del 50%, mientras que para el duro es del 46%
  • Estándar: el porcentaje mínimo de almendras para el turrón blando es del 44%, mientras que para el duro es del 40%
  • Popular: en este caso el porcentaje mínimo de almendras es del 30% para el turrón blando y del 34% para el duro
Como podemos observar, el turrón de mayor categoría es el de calidad suprema, que es uno de los que más presentes están en los comercios, mientras que el de menor categoría es el de calidad popular.
También entre los turrones de otros tipos existen diferentes calidades. Por ejemplo, en el caso de los turrones diversos, los porcentajes mínimos para el ingrediente noble (por ejemplo, cacao o cacahuetes) son los siguientes: 45% para la calidad suprema, 38% para la calidad extra, 25% para la estándar y 9% para la calidad popular.

En resumen…

No es fácil recordar todos estos datos numéricos, pero tampoco es necesario. Basta con recordar que las diferentes calidades están determinadas por la proporción en la que se encuentra el ingrediente noble y que estas son, de mejor a peor: suprema, extra, estándar y popular.
Calidad de los turrones

Existen variedades de mayor y mejor calidad en función de la cantidad de ingredientes utilizados en su elaboración.Istock

Si queremos conocer más detalles, lo recomendable es acudir a la lista de ingredientes. Aquí se indican los elementos que componen el producto, en orden según su importancia, así que conviene elegir los turrones que tienen un ingrediente noble en primer lugar, por ejemplo almendras.
También es recomendable consultar la cantidad de azúcar en la información nutricional porque estos productos suelen contener una cantidad muy elevada (en torno al 45%). Por eso conviene reservarlos para un consumo puntual.

¿Y qué hay de las denominaciones de origen?

Para el turrón existen dos denominaciones de origen protegidas, que son marcas de calidad que certifican y protegen las características del producto. Se trata concretamente del turrón de Jijona, que es blando, y del turrón de Alicante, que es duro. Esto significa que estos productos han sido elaborados con ingredientes locales y siguiendo métodos tradicionales. Así pues, conviene no confundirlos con los turrones blandos o duros que no están acogidos a estas denominaciones de origen y que no están obligados a cumplir esos requisitos (por ejemplo, pueden estar elaborados con almendras procedentes de países lejanos).
tracking