Revista Mía

Mitos alimentarios

Patatas: derribando los principales mitos

La patata es uno de los alimentos que peor fama se ha llevado en los últimos años. En la mayoría de las dietas de pérdida de peso, la patata está en la lista de “alimentos prohibidos”. Pero, ¿por qué?

Patatas: derribando los principales mitos (Laura Villanueva)
Si eres de las personas a las que le encantan la patata y llevas tiempo sin introducirla en tu alimentación porque piensas que es mala o engorda... aquí te vamos a explicar los beneficios de consumirla, y así derribar los mitos existentes y quitar el miedo de introducirla en tus comidas.
Una de las creencias más expandidas: “la patata engorda y por eso, es mejor evitar su consumo”.
Mitos de las patatas

¿Cuáles son algunos de los principales mitos que aún existen sobre las patatas?Istock

Pero la realidad es que ningún alimento es capaz de hacer aumentar de peso o adelgazar por sí solo. Ni siquiera un grupo de alimentos concretos.
Además, la mala fama que se ha llevado este tubérculo por ser muy calórico, no está del todo justificada, ya que la patata aporta aproximadamente 75 kilocalorías por cada 100 gramos de porción comestible, que es un aporte parecido al del huevo, por ejemplo.
Eso sí, estamos hablando de cuando consumimos la patata en versiones culinarias como horno, vapor, cocida... porque, si se consume en su versión procesada como las patatas fritas o tipo snack en bolsa, el aporte es totalmente distinto.
La patata no solo no tiene un aporte calórico elevado, sino que, además, es uno de los alimentos más saciantes. Por eso es una opción ideal para introducirla en nuestra alimentación.
Esto se debe a que la patata es muy rica en almidón, que es un tipo de hidrato de carbono que aporta una sensación de saciedad extra al consumirlo.
Para poder sacar el máximo provecho al almidón de la patata, hay que seguir estos consejos: hervir u hornear la patata y después enfriarla en la nevera, ya que la temperatura óptima de es de 4-5ºC. Después, no tiene por qué ser consumida en frío, sino que se puede consumir caliente.
Por si fuera poco, este almidón también sirve como prebiótico, lo que significa que tiene la capacidad de estimular el crecimiento de bacterias sanas en el intestino. Es especialmente interesante en casos de sobrepeso, obesidad, patologías digestivas... ya que, aumentando el consumo de prebióticos como el almidón, el sistema intestinal puede mejorar.
Esto sucede porque el almidón, favorece la fabricación de una sustancia llamada butirato en nuestro sistema digestivo, que es un ácido con funciones de defensa inmune, antiinflamatorias y antitumorales.
Siguiendo con los beneficios que nos puede aportar la patata, comentar que su consumo con piel es muy beneficioso, ya que en la piel se encuentra una buena fuente de fibra, que ayuda a combatir el estreñimiento, regular el tránsito intestinal y ayuda a saciarnos durante mucho más tiempo.
Patatas y mitos

Cocinadas adecuadamente, las patatas pueden llegar a ser muy nutritivas.Istock

También es interesante introducirla en nuestra alimentación porque contiene vitaminas del grupo B, que ayudan al cuerpo a convertir los alimentos que consumimos en energía y ayuda a mantener la salud de la piel, entre otras funciones.
Además, este tubérculo apenas contiene sodio, por lo que es el alimento ideal para tratar de reducir el consumo de sal y disminuir el riesgo de tener una elevada tensión arterial.
También cabe resaltar que la patata no contiene gluten, por lo que para aquellas personas celíacas, intolerantes al gluten o que tengan algún tipo de sensibilidad, la patata puede ser un alimento importante en la dieta.
Como hemos explicado, estos son solo algunos de los beneficios de consumir patata. Este tubérculo puede resultar muy útil para quienes estén buscando tanto una pérdida de peso, como un mantenimiento o una ganancia. Es decir, es un alimento apto para introducirlo como parte de nuestro patrón alimentario, ya que tienen un elevado índice de saciedad y nos aporta un contenido energético inferior, en comparación a otros hidratos de carbono como el arroz, la pasta o el pan.
tracking