Revista Mía

Tofu: cómo cocinarlo para que no te parezca 'corchopán'

Desde hace unos años lo llevas viendo en el supermercado, en los restaurantes e incluso lo has comenzado a probar en alguna receta. Descubre cómo disfrutar del tofu sin que te parezca que estás comiendo corcho.

La textura del tofu suele ser firme (aunque puedes adquirirlo de varias consistencias) tiene un color blanco y suele presentarse en forma de cubos. Hay varios tipos de tofu: el tofu japonés es más duro, el tofu ahumado cuyo color es más oscuro, el tofu gan que está ahumado y con salsa de soja… Estos tofus suelen tener más sabor que el tradicional que puede parecer algo insípido si no sabemos cómo cocinarlo.
El tofu se obtiene a partir de la soja y se prepara mediante la coagulación de la llamada bebida de soja y su prensado posterior en el que se separa la parte líquida de la sólida, de modo similar a como se prepara el queso a partir de la leche. De hecho, no es difícil de preparar en casa si sabes cómo hacerlo.
El tofu es uno de los alimentos favoritos de la población china por su versatilidad y también su alto poder nutritivo, además de ser fácil y barato de fabricar.También en Japón, que tradicionalmente no disponía de tantas otras variedades de legumbres y su dieta era principalmente basada en vegetales, han empleado el tofu como una fuente significativa de proteínas.
Además de su alto valor proteico, que lo convierte en un excelente aliado de las dietas veganas, el tofu ayuda a reducir el nivel de colesterol, previene la anemia, contiene isoflavonas, sustancias fundamentales para ayudar a controlar los síntomas de la menopausia en las mujeres y también mantiene los huesos fuertes gracias a su alto contenido en calcio.
En la cocina puede ser un ingrediente muy versátil, ya que podemos adaptarlo a muchas recetas. ¿Cómo prepararlo? Es imprescindible escurrirlo bien y cortarlo en cubos, triángulos o rectángulos que se puedan comer directamente de un bocado.
Podemos hacerlo en la sartén o plancha antiadherente, sin engrasar. Cuando esté muy caliente, echa un par de cucharadas de aceite y, bajando la temperatura, añade el tofu distribuyendo las piezas en una sola capa. Debes cocinarlo hasta que se dore por todos los lados y quede muy crujiente.
También se puede rebozar el tofu antes de cocinarlo, una capa fina de rebozado ayuda a crear una corteza exterior más crujiente y dorada. Prueba a hacerlo con almidón de maíz, arroz y también en tempura. Es recomendable marinarlo tras cocinarlo, no antes, para evitar que pierda consistencia.
Para guardarlo es conveniente meterlo en el propio paquete o en un tupper que cierre bien y  guardarlo en la nevera para que dure de tres a cuadro días.
No es aconsejable congelarlo, pero si quieres hacerlo, recuerda que antes hay que dejarlo escurrir con peso encima, secarlo con papel de cocina, envolverlo y meterlo en un recipiente apto para congelar.
tracking