Revista Mía

Ideas fáciles para cocinar de manera saludable (y deliciosa)

Cuidarnos y aprender a comer es uno de los retos más deseados. Por eso, te proponemos estos trucos para que hagas tus platos aún más saludables y para chuparse los dedos.

El cuerpo humano es una gran máquina que necesita energía para poder enfrentar el día a día. La fuerza que se requiere se encuentra concentrada en los alimentos que ingerimos. Para disfrutar y aprovechar cada alimento, hace falta conocer los mejores consejos de cocina e implementarlos cada día en nuestra rutina.
Aunque al principio puede parecer una lata eso de comer más saludable es por la errónea creencia de que comer sano es ingerir pocas e insípidas raciones. Y no, si pretendes empezar a comer saludable o adelgazar un poco, no es recomendable comer solo cuatro verduritas mal hechas. Al contrario, es recomendable:
  • Cocinar más en casa, es la mejor manera de saber lo que comemos. 
  • Introducir poco a poco pequeños cambios, como cambiar las tostadas con mantequilla por otras con un poco de aceite de oliva virgen y tomate.
  • No debes agobiarte y contar todas las calorías que ingieres. Solo necesitas llevar una dieta variada, procurando comer más alimentos frescos e intentando evitar los alimentos procesados. Incluso, debemos darnos un capricho de vez en cuando para ayudarnos a mantener la motivación. 
  • Piensa en cómo te sientes después de comer, notarás que comiendo más saludable tienes más ganas y energía de comerte el mundo. 
  • Por último, pero no menos importante, debes beber más agua. Hidratar nuestro cuerpo es el engranaje perfecto para que todo funcione bien.
Afortunadamente, aprender unos pequeños trucos de cocina pueden ayudarnos a ponernos en marcha para empezar a hacernos comidas rápidas, sencillas y saludables. La comida hecha en casa, sin duda, ayuda a mantener las pautas alimenticias y a ahorrar algo de dinero.
Si vas a preparar comida casera, es probable que consigas resultados significativamente más saludables que lo que te puedes encontrar en un plato de restaurante. Cocinar en casa es una de las formas más fáciles de reducir calorías, incluso si estás preparando una comida abundante como hamburguesas con queso o pasta. Además, ofrece el beneficio de ajustar las recetas a las necesidades y preferencias del consumidor.
Si estás buscando aún más formas de hacer que tu cocina sea más saludable y conveniente, sigue los siguientes trucos. Estos son algunos de nuestros favoritos. 
tracking