Revista Mía

6 cosas que haces para adelgazar y no tienen respaldo científico

No, tomar agua con limón en ayunas no sirve de nada, como tampoco las dietas de un solo alimento o restringir los hidratos de carbono por la noche.

Hay dos momentos del año clave en los que muchas personas se plantean ponerse a dieta para adelgazar: después de los excesos de Navidad y justo antes del verano con la llamada operación bikini. Sea cuál sea el motivo, tomar la decisión de cambiar de hábitos y llevar una vida más saludable siempre es una buena idea siempre que no cometamos locuras.
A la hora de adelgazar, simplemente se trata de tener en cuenta que hay que quemar más calorías de las que se consumen. Es importante prestarles atención, sí, pero también hay que tener en cuenta su procedencia, y es que no es mejor tomarse un refresco ‘light’ sin calorías que un puñado de almendras, aunque éstas sí tengan calorías.
Por tanto, es muy recomendable seguir un estilo de vida saludable en el que se priorice el consumo de pescados, aves, carnes magras, legumbres, huevos y frutos secos, así como verduras, frutas y lácteos. Y, por supuesto, combinarlo con la práctica de ejercicio físico (se recomienda un mínimo de 150 minutos de ejercicio a la semana) con entrenamiento muscular de alta intensidad al menos dos días.
No hay que obsesionarse con perder peso a toda costa y matarnos de hambre (¡eso nunca!). Para hacerlo de manera saludable, los expertos no se cansan en incidir en que la pérdida de peso debería ser de entre medio y un kilo a la semana. Tampoco es recomendable recurrir a las dietas de moda que prometen pérdidas de peso milagrosas en tiempo récord. Lo mejor es siempre que recurras a un especialista que te paute un plan de alimentación adecuado a tus objetivos. Y recuerda: márcate objetivos realistas.
Si estás tratando de perder algunos kilos, seguramente te hayas topado con ciertos remedios en Internet que prometen ser la solución, como beber agua con limón en ayunas, hacer una dieta detox, saltarse comidas o eliminar los hidratos de carbono de tu dieta (a no ser que sean carbohidratos simples como galletas, que en este caso sí es preferible no tomarlos). Muchos de ellos pueden ser realmente peligrosos para tu salud a largo plazo. Te contamos, con evidencias científicas, por qué no deberías hacerles caso. ¡Toma nota!
tracking