Revista Mía

Los errores que cometes en el desayuno

A veces pensamos que estamos desayunando correctamente, pero en realidad, no tanto. Te contamos cuáles son los fallos más frecuentes en la primera comida del día.

En torno al desayuno siempre ha existido el mito de que es la comida más importante del día. Pues bien, esto no es cierto. A día de hoy, muchos nutricionistas argumentan, con estudios en la mano, que la primera comida del día no es prioritaria, sino una más de las que hacemos al día. Si a primera hora del día no sientes la necesidad de comer, no pasa absolutamente nada. Ahora bien, tampoco es recomendable que horas más tarde arrases en la máquina de vending de la oficina.
Si por el contrario, eres de las que no puede salir de casa sin desayunar, no te pierdas estas  ideas de desayunos saludables, nutritivos y deliciosos. Según los nutricionistas, un desayuno saludable ha de estar compuesto por hidratos de carbono (si son de absorción lenta, mejor que mejor), proteínas y grasas saludables. Es decir, es importante que los tres macronutrientes esenciales estén presentes en esta primera comida del día. ¿Eres de las que sin el café no puede vivir? Pues te recomendamos que lo tomes después de haber ingerido algo sólido, y nunca antes. El motivo es que esta bebida puede ser ácida para el estómago y causarnos problemas digestivos.
Uno de los errores que más solemos cometer es tomarnos un zumo de naranja creyendo que es saludable. No, el que nos preparamos en casa tampoco es demasiado recomendable. El motivo es que el azúcar intrínseco de la fruta se convierte en azúcar libre una vez la hemos exprimido. Lo mejor es que consumamos la pieza de fruta entera y fresca. Y ya que hablamos de azúcares, añadir panela o sirope de agave al café pensando que es una alternativa mejor al azúcar también es un error. Este tipo de sustitutos del azúcar también son eso, azúcar.
Y por supuesto, nada de bollería industrial ni galletas. No estamos diciendo que no las consumas de manera puntual un día que te apetezca, pero nunca deberían formar parte de tus desayunos de manera habitual. Este tipo de productos están repletos de grasas saturadas y azúcares, que no hacen ningún bien a nuestro organismo. Tampoco nos aportan apenas nutrientes, así que mejor dejarlos para ocasiones especiales.
¿Quieres saber cuáles son los errores más frecuentes que cometemos en el desayuno? Te los descubrimos a continuación.
tracking