Revista Mía

10 maneras sanas y suculentas de comer patatas

Es un alimento con muchas propiedades, pero a menudo sólo nos fijamos en su aporte calórico. Aparta mitos e ideas equivocadas y prepárate a disfrutar de ellas en todo su esplendor.

Te encantan, pero no quieres comerlas en exceso porque crees que engordan mucho. Primero, eso no es del todo cierto, porque todo depende de cómo las prepares, y segundo, estás pasando por alto muchos beneficios... Toma nota de algunas maneras sanas y suculentas de comer patatas y déjate de alimentar prejuicios sin mucha base con respecto a este popular tubérculo, que forma parte de muchos platos de nuestra gastronomía.
Empecemos por las calorías, 100 gramos de patata hervida aporta unas 88 kcal, lo que equivale a una patata mediana. Solo un dato, la misma cantidad de cereales tiene el doble... Lo ideal es comerlas cocidas o al horno, mejor que fritas si lo que quieres es limitar la ingesta de grasas. Al margen de esto, se trata de un alimento rico en carbohidratos, por lo que nos aporta mucha energía. Un 75% de su contenido es agua y también es una gran fuente de potasio, es rica en vitamina C, vitamina B, ácido fólico y minerales como el magnesio y el hierro.
Su composición nutricional la hace muy beneficiosa para combatir enfermedades cardiovasculares y ayuda a reducir la presión arterial. También propicia la renovación celular y favorece un sistema nervioso saludable y al ser rica en fibra es recomendable para los problemas estomacales y combate problemas como la acidez.
A la hora de preparar este tubérculo debemos tener en cuenta la piel, que también se come y contiene vitamina C, vitaminas del grupo B y minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio, el zinc o el hierro. Todos estos nutrientes contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmune, además de tener un efecto saciante que te ayudará a comer menos cantidad. Por algo los gallegos adoran los cachelos para muchos de sus platos.
Sabemos que te encantan las patatas fritas y no es necesario que renuncies a ellas, pero te recomendamos utilizar aceite de oliva para que sea más sano. Lo cierto es que conseguirás una textura parecida si las haces al horno. Son el acompañamiento ideal para vegetales, carnes y pescados, aunque también las puedes usar como sustituto de la pasta o para elaborar pasteles salados. En la cocina tienen muchas posibilidades, aquí tienes algunas maneras sanas y suculentas de comer patatas. ¿Lista para tomar nota?
tracking