Revista Mía

¿Quieres hacer unas croquetas perfectas? Aquí van unos truquitos de experto

En el Día Mundial de este popular plato repasamos algunos de los secretos a tener en cuenta para ser croquetera nivel Pro.

¡Cómo no va a tener un Día Internacionalsi es uno de los platos que más pasiones provoca! El 16 de enero se le rinde homenaje cada año, aunque para nosotros cualquier excusa es buena para comerlas. Es una receta tan laboriosa como entretenida, pero hay trucos de experto para hacer croquetas que debes seguir a rajatabla para que te salgan de rechupete. Hemos seleccionado los básicos, así que ponte manos a la obra y celébralo como se merece.
Por si no lo sabías, su origen no es español, sino francés. Parece que fue el cocinero galo Antonin Carême, conocido como el 'rey de los chefs y el chef de los reyes', quien las introdujo en las cocinas nobles a mediados del siglo XVIII y principios del XIX, tras haberlas servido en uno de sus banquetes bajo el nombre de 'croquettes à la royale'. En cuanto al origen etimológico del nombre, proviene de la palabra francesa 'croquer', que significa crujir y de su diminutivo, 'croquette'. Como suele suceder con muchos platos, nació en una época de terrible hambruna en la que la harina era uno de los ingredientes más consumidos por la población y se empezaron a elaborar para aprovechar la carne sobrante de los cocidos y estofados.
Hoy en día hay tantas variedades de croquetas que se han convertido en caprichos gourmet en los fogones de reconocidos chefs. Claro ejemplo es el del valenciano Chema Soler, que ha elaborado un libro especialmente dedicado a ellas con propuestas innovadoras y deliciosas. De callos a la madrileña con hummus de chorizo, gambas al ajillo, berenjena con miso rojo, de pizza o de curry verde con espuma de salmón ahumado, además de algunas que son dulces. ¿No se te hace la boca agua?
Pero si eres de las clásicas y prefieres las de toda la vida, de jamón o de cocido, no hace falta que hagas el curso culinario Cordon Bleu, como Tamara Falcó, para ponerlas sobre la mesa. Basta con que elijas los ingredientes básicos, que aprendas a preparar una exquisita bechamel, que es la base principal del plato, y que elijas bien el rebozado y bordes la fritura. Siguiendo estos pasos podrás entrar en el equipo de croquetera experta. ¡Ah! y no olvides que se pueden congelar ya rebozadas. Ya que te pones, haz para que sobren.
tracking