Revista Mía
553e55d71422f6ce4d19102b

¿Es un Esguince?

A veces no resulta fácil distinguir un esguince de un desgarro o de una torcedura. ¿Es lo mismo todo? ¿Sabes cómo actuar en cada caso y cuándo debes acudir al médico? Tres expertos nos sacan de dudas:...

A veces no resulta fácil distinguir un esguince de un desgarro o de una torcedura. ¿Es lo mismo todo? ¿Sabes cómo actuar en cada caso y cuándo debes acudir al médico? Tres expertos nos sacan de dudas: el doctor Javier Vaquero Martín, jefe de servicio del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatológica (SECOT), la doctora Isabel Guillén, Jefa de la Unidad de Tobilde la Clínica Cemtro, de Madrid, y Daniel Martínez, de la Unidad de Fisioterapia de Clínica Traumatológica CT, de Valladolid.
Un esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes. Se calcula que, al año, seis de cada 1.000 personas que acuden a urgencias o a consulta en España lo hacen por esta causa. Y uno de los problemas es que lo confundimos con los desgarros o minimizamos su importancia diciendo que es sólo una torcedura. Los expertos te explican los diferentes conceptos y cómo actuar.
QUÉ ES UN ESGUINCE
“Se trata de una lesión de un ligamento, es decir, de la estructura que une y estabiliza las articulaciones”, explica el doctor Javier Vaquero Martín. Los ligamentos funcionan como “tirantes que sujetan y estabilizan las articulaciones. Cuando, por un movimiento forzado o brusco, éstas superan su rango de movimiento normal, la tensión es muy alta y los ligamentos pueden distenderse o incluso romperse parcial o totalmente”, dice Daniel Martínez. Un esguince puede ocurrir en cualquier articulación del cuerpo (rodilla, muñeca, cervicales), pero los del tobillo son los más frecuentes.
¿Sus síntomas más comunes? Inflamación, dolor en la articulación (generalmente, en la cara externa), pérdida de fuerza y dificultad o incluso incapacidad para apoyar el pie.
¿ES LO MISMO UN ESGUINCE QUE UNA TORCEDURA O UN DESGARRO?
La confusión es grande. “Torcedura, entorsis, distensión, esguince, desgarro... son términos que a veces se usan indistintamente para referirse a la misma lesión, pero en realidad lo que generan es más confusión”, indica Martínez. Torcedura se refiere a cómo se ha producido la lesión, pero no especifica de qué tipo es ésta. “La torcedura es el mecanismo más frecuente de producción del esguince; o sea, cuando ocurre una torcedura de tobillo se produce un esguince, y si el mecanismo es ya muy grave se ocasiona una fractura”, apunta la doctora Isabel Guillén. ¿Un desgarro? Se utiliza para hablar ya de una rotura del tendón, y también “para referirse al músculo (desgarro muscular)”, como matiza la doctora Guillén.
¿CUÁNDO HAY QUE IR AL MÉDICO?
“El mayor signo de alarma es la incapacidad funcional, de tal manera que cuando hay gran dificultad para mover y apoyar el pie, además de inflamación y un dolor severo, es recomendable acudir a consulta”, dice el fisioterapeuta. Y el doctor Vaquero agrega: “Hay que ir al médico cuanto antes, ya que de la correcta cicatrización de los ligamentos va a depender la estabilidad de la articulación, evitando nuevos fallos de la articulación o torceduras”.
PRIMEROS AUXILIOS
Se trata del método RICE, cuyas siglas en inglés aluden a reposo, hielo, compresión y elevación. “La primera medida es evitar la inflamación mediante la aplicación de frío local (hielo, bolsas de frío químico, etc.), la realización de un vendaje compresivo sencillo y la elevación de la zona lesionada”, explica el doctor Vaquero. “Mantener reposo y aplicarse hielo es algo casi instintivo, pero colocar un vendaje o una tobillera de compresión ha de estar en manos de profesionales”, agrega Daniel Martínez.
 ¿CIRUGÍA? SÓLO SI HAY ROTURA
Segúne el Dr. Javier Vaquero Martín  “En el primer grado, en el que la lesión es microscópica, el reposo junto con la administración de antiinflamatorios y analgésicos según demanda suele ser suficiente. El vendaje compresivo puede ayudar a que la inflamación no sea importante. Cuando la lesión es mayor, generalmente se coloca una inmovilización (vendaje adhesivo, órtesis). La cirugía suele reservarse a las roturas completas en las que los dos cabos del ligamento no contactan o cuando se asocia al arrancamiento de un fragmento óseo”.
REGLA DE ORO
El frío es más efectivo cuando se aplica enseguida, hasta las primeras 24-48 horas, y durante 15-20 minutos cada 2 o 3 horas.
Por: Carmen Sabalete
tracking