Revista Mía
577247a8a1119be306b5a23c

Cómo descifrar un análisis de sangre

¿Sabes interpretar una analítica? Te explicamos los términos más importantes. ¡Toma nota!

Autor: Mía Revista.
Leucocitos, volumen corpuscular medio, velocidad de sedimentación... No es sencillo interpretar una analítica. Por eso, te desciframos sus principales términos. ¡Atenta!

Hematíes (RBC)

"Así se denomina a los glóbulos rojos, que cumplen la función de transportar el oxígeno, gracias a la hemoglobina, a todas las partes del cuerpo", dice el doctor Francisco Miralles Linares, responsable de la Unidad de Medicina Interna del Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga.
Niveles normales
Entre 3,8 y 5,3 millones por milímetro cúbico.
Niveles altos
Puede provocarlo una insuficiencia respiratoria, fumar o vivir en zonas de gran altura.
Niveles bajos
Suele deberse a menstruaciones con gran sangrado y anemia (déficit de hierro, ácido fólico o vitamina B12).
Cuantifica el tamaño de los glóbulos rojos.
Niveles normales
Entre 80 y 101 fentolitros (ft).
Niveles altos
Pueden provocarlo patologías del hígado, el alcoholismo o cuando los glóbulos rojos se 'agigantan' por falta de vitamina B12 o ácido fólico.
Niveles bajos
También suele ocurrir por anemia.
Determina la cantidad de hemoglobina que hay en cada glóbulo rojo. Así se valora su capacidad de llevar oxígeno al organismo.
Niveles normales
Entre 25 y 35 pg.
Niveles altos
Indica deficiencia de vitamina B12.
Niveles bajos
Lo provoca la anemia.
"Es la velocidad a la que se sedimentan las células sanguíneas", explica el experto.
Nivel normal
Es inferior a 18 mm. Si es superior o inferior, hay una infección.
Son las responsables de que la sangre de una herida coagule.
Niveles normales
Entre 130.000 y 450.000 por milímetro cúbico.
Niveles altos
Aparecen tras una gran hemorragia o como reacción a un fármaco o una alergia.
Niveles bajos
Se producen por problemas hepáticos, infecciones, un bazo muy activo, etc.
Refleja la actividad de las defensas; si te protegen bien o no.
Niveles normales
Entre 4.500 y 11.500 por milímetro cúbico. En los análisis de sangre aparecen las diferentes células inmunitarias:
Neutrófilos
Son los encargados de atacar a los agentes externos. Cuando los valores son altos, refleja una infección o inflamación. Sus valores normales son entre 2.000 y 8.575 por milímetro cúbico.
Linfocitos
Indican infección por parásitos o virus (se disparan con la gripe). Los valores normales van de 900 y 5.175.
Monocitos
Son los leucocitos de mayor tamaño. También se elevan por virus. Los índices normales están entre 45 y 950.
Eosinófilos
Se elevan por asma, alergias, infecciones digestivas. Los valores normales son menos de 575 ml. Los índices se alteran por efecto de algunos medicamentos, infecciones graves o problemas de médula ósea.
Revela los índices del hierro, un mineral que se conserva en el cuerpo como ferritina.
Niveles normales
Entre 20 y 250 ng/ml.
Niveles altos
Se producen por problemas inflamatorios.
Niveles bajos
Sus causas pueden ser varias: mala absorción del hierro, anemia, abuso de ibuprofeno o ácido acetilsalicílico, fármacos para la artritis...
Es un tipo de grasa que nuestro cuerpo necesita en pequeñas dosis para funcionar. Si lo tiene en abundancia evidencia que comemos mal, porque en los índice altos del colesterol -que también puede ser un problema heredado (genético)- influye directamente la alimentación. Hay dos tipos de colesterol:
Colesterol bueno o HDL
Se encarga de transportar la grasa al hígado y nos protege de la formación de placas en los vasos sanguíneos. ¿Sus valores normales? Más de 35 mg/dl. Cuanto más tengas, más protegida estás.
Colesterol malo o LDL
Lleva grasa a varias partes del cuerpo (¡se almacena!). Por encima de 160 mg/dl, indica que tienes que cuidarte (es un riesgo para la salud cardiovascular).
Revela el azúcar que hay en sangre en ayunas (nuestra principal fuente de energía, ni más ni menos).
Valores
Su índice normal está entre 65 y 105 mg/dl. Si sus valores son altos puede deberse a diabetes, ya sea tipo 1 (genética), 2 (por obesidad) o estacional (puntual, en embarazo), infecciones, etc. Si son bajos, suele deberse a ayunos (no desayunar, por ejemplo).
tracking